DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Actividades religiosas ayudan a crecentar la fe entre los fieles

La parroquia San José de Almirante, durante estos 50 días de celebración por la resurrección de Cristo, organizó 4 grandes actividades que ayudaron a acrecentar la fe entre los fieles de esta zona de la Prelatura, y nos presentan una breve reseña.
La primera actividad fue el Domingo de Resurrección en el que se invitó a los laicos a celebrar la eucaristía y después a salir como misioneros de la misericordia a anunciar que Cristo vive. Visitaron un promedio de 5 familias, de las cuales solo una se identificaba como católica pero todos fueron muy bien recibidos y en cada hogar pudieron compartir la palabra de Dios y hacer un momento de oración.
La segunda actividad fue celebrar la Octava de Pascua teniendo la misa y el Vía Lucís en el templo parroquial. La mayoría de los fieles que participaron desconocían ambas actividades por lo que fue necesario catequizar explicando el sentido y finalidad de ambos acontecimientos.
Ya que el mes de mayo es un mes mariano, en la tercera semana de Pascua se realizó el Rosario peregrino. Tanto niños como señoras se animaron a rezar el Rosario caminando por las calles, y esta peregrinación terminaba con la entrega de una donación a una familia.
Después de finalizar el encuentro nacional de Pastoral Juvenil 2017, realizado en Almirante, uno de los compromisos para la parroquia fue recibir a la Virgen peregrina que visitó a los distintos grupos juveniles, de catequesis así como algunas escuelas y colegios.
Las grandes celebraciones de este mes concluyeron con las fiestas afro y la fiesta de Santa María de Palmas Bellas en la comunidad de Milla 3. Esta comunidad que tiene 37 años de fundada es muy acogedora y fraterna, año tras año celebran la fiesta de la titular de la parroquia que cuenta con una imagen nueva donada hace dos años por la Parroquia San Lucas.

Artículo anterior

Reflexión, prédica y oración en vigilias de Pentecostés

Siguiente artículo

Obispo invita a los jóvenes a prepararse para ser anfitriones