CulturaVariedad

Así es la vida de un refugiado en Panamá

La Oficina Nacional para la Atención de Refugiados (ONPAR), que depende del Ministerio de Gobierno, es la que se encarga de las personas que desean realizar una solicitud de refugio según los requisitos establecidos en Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados.

Este Estatuto define a un refugiado como una persona que debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas se ve obligada a abandonar su país de origen y solicitar protección en otro.

la figura de refugiado tiende a confundirse con la de migrantes, estos últimos son aquellas personas que voluntariamente salen de su país de origen en busca de mejor calidad de vida.

Desde 1990 hasta la actualidad Panamá ha reconocido como refugiadas a 2 mil 447 personas.

Hay entre 1.000 y 1.500 solicitudes de refugio en estudio, la mayoría de personas de Colombia, aunque se ha notado un aumento de pedido de venezolanos. También hay algunas solicitudes de personas de Cuba y Nicaragua, y otras pocas de nacionales de países de África, según datos de ONPAR.

Desde enero hasta mediados de diciembre de 2017, las estadísticas del Servicio Nacional de Migración reflejan la verificación de 2,058 extranjeros y la retención de 1,568 ciudadanos de diversas nacionalidades.

El total de operativos en el interior y en la capital del país realizados por el Servicio Nacional de Migración detallan la retención de 965 hombres y 603 mujeres, mientras que el porcentaje de verificaciones es de 80% a hombres  y 20%, a mujeres.

Artículo anterior

Veamos a Jesús en los seres cercanos

Siguiente artículo

Más testimonio que doctrina