ComunidadJóvenes

Ayuna de la mente y del habla

Ya entramos en Cuaresma y estamos listos para estos 40 días de reflexión. Antes de correr al mercado de mariscos y de vestir completamente de morado, es momento de preguntarnos algo fundamental: ¿qué haré distinto en esta Cuaresma? ¿Cuál será mi sacrificio de entrega y amor? ¿De qué ayunaré?
Si eres un amante del marisco, no hará mucho efecto el hecho de que te abstengas de comer carne los viernes. Ve más allá y examínate para descubrir aquellas actitudes que te bajan del escalón de encuentro con Jesús. Aquí te dejo una lista de sugerencias de las que puedes ayunar:
1. Celular: el controlador, guía y hasta amigo fiel de muchos, es un instrumento que te suele comunicar con todos menos con Jesús. Por eso, procura proponerte un sacrificio de estar por lo menos uno o dos días a la semana sin usarlo o de establecer un período de una o dos horas diarias en que no revises el mismo.
2. Televisión: busca reducir las horas frente a la televisión y aprovecha para ver documentales, programas de formación y optar por buen contenido para tu vista.
3. Menos murmuros y más oración: a veces somos expertos en hablar de los demás.
4. De compras pero para los demás: Antes de irte al centro comercial y hacer tu compra, utiliza dicho recurso para donar o brindar una ayuda económica a quien más lo necesite.
5. De comida y otras adicciones: no nos quedemos sólo en la carne del viernes de cuaresma. Hay muchos alimentos que de seguro amamos comer y que no son necesarios ni para nuestra salud ni dieta balanceada. Si eres fan de la soda, la pizza, y hamburguesas, te invito a ofrecer un ayuno de estas comidas y así como la carne, significa un sacrificio algo pesado pero eficiente para esta cuaresma.

Artículo anterior

Nuevo en el colegio, ¿cómo integrarse?

Siguiente artículo

Tragedia que evidencia situación de trabajadores ngäbes