JMJ Panamá 2019Noticias

Precalentando motores para la JMJ 2019

El pasado domingo se dejó ver muy colorida la Vía Simón Bolívar (Transísmica), entre cantos y alabanzas más de 3 mil jóvenes asistieron a la caminata que partió desde Raenco hasta el Colegio La Salle. Todos iban dispuestos a vivir el Encuentro Juvenil Arquidiocesano, evento que sirvió de escenario para entregar a representantes de la Pastoral Juvenil de México, la Cruz Peregrina y el ícono de la Virgen María, símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud.
Para Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá este encuentro “es una fiesta juvenil que sirve como precalentamiento para lo que vivirán nuestros jóvenes en el 2019 con la JMJ. Llegarán peregrinos de todo el mundo para compartir la fe y celebrar la vida de la mano de Jesucristo”.
Durante el encuentro, monseñor Ulloa presidió la eucaristía junto a monseñor Juan Armando Pérez Talamantes, obispo responsable de la Pastoral Juvenil Mexicana, acompañados de sacerdotes del clero arquidiocesano de Panamá.
El obispo mexicano manifestó sentirse contagiado de la fe y de la esperanza del pueblo panameño, “el Señor Jesús nos une siempre como hermanos fraternos, nos llevamos esta alegría para compartirla con nuestra juventud”.
Entre cantos y prédicas los sacerdotes Jamed y Jhassir Pacheco, ofrecieron un espacio para que los jóvenes reflexionaran gracias al testimonio de vida que compartieron, como primeros sacerdotes gemelos en la arquidiócesis.
En tarima se pudo disfrutar de varios talentos locales como Kenia Moreno, Mari Carmen Barría y de un excelente coro conformado por miembros de diez ministerios de música. También estuvo la cantautora dominicana Kairy Márquez, deleitando a todos con sus mejores producciones.
La actividad también contó con una feria vocacional, Panorama Católico hizo presencia instalando su stand promocional, diez voluntarios se encargaron de interactuar con dinámicas y juegos, obsequiaron stickers, aplicaron encuestas e hicieron llegar el semanario en su edición especial.

Artículo anterior

Sin justicia no habrá paz

Siguiente artículo

Migrantes y refugiados en duras batallas por una vida mejor