Curso BíblicoEspiritualidad

Reglas para ser un buen discípulo

Jesús da instrucciones a sus discípulos y a la comunidad que debe vivir comprometida con sus enseñanzas, vivir en el Espíritu y perdonar, dejar de lado cualquier ansia de honor, para aprender a reconocer el don de la Gracia de Dios.
Jesús sabe que existían en la comunidad cristiana los escándalos o piedras de tropiezos, y que son inevitables y añade, que no se debe escandalizar a los que sufren, los pobres.
Sobre el perdón, nos dice, si tu hermano peca repréndelo, si se arrepiente perdónalo y no hay límite para el perdón, es decir que perdonemos continuamente, siempre. Jesús sabe que la comunidad está formada por personas imperfectas y que sin perdón la persona y la comunidad se destruyen, y Dios nos tratará igual como tratamos a los demás.
La fe es imprescindible para que la comunidad se comprometa con el proyecto de Dios .realizado plenamente en la Palabra y en la acción de Jesús.
Sobre el servicio dice una parábola, el hombre que tiene un criado que trabaja en el campo y cuando llega el empleador ¿le sentará y le servirá su comida y le dará gracias por haber hecho lo mandado por él? Pues no. Ya que el criado sólo hizo lo que debía hacer.
Con esta parábola nos muestra que los cristianos somos siervos de Dios y que el servicio a Dios no debe ser concebido como fuente de méritos. Servir a Dios no es ir contra nuestra voluntad sino, hacer la voluntad de Dios, que es nuestra voluntad más profunda. Servir a Dios es servir a quien queremos, si no conoces esto, no conoces al Dios verdadero, Él es la fuente de la libertad y la vida y servirlo es encontrar esa libertad.

Artículo anterior

Biblia y catequesis: importancia de la interpretación de los textos bíblicos

Siguiente artículo

Centroamericanos se preparan para la JMJ