Diócesis

“Necesitamos ser conscientes de la Misericordia y bondad de Dios”

Redacción

 “No jueguen con Dios, una segunda interpretación que sería un llamado a la esperanza o un recordéris de la paciencia de Dios, de cuántas veces y todas las que haga falta no se cansa de esperar, no se cansa de dar oportunidades y  nos invita a interpretar la parábola de la Eucaristía, porque Él es fiel y porque siempre auxilia a su pueblo”, expresó Monseñor José Luis Cardenal Lacunza Maestrojuán, O.A.R.; en la misa del pasado jueves Eucarístico.

Asimismo, dijo que Dios nos recuerda una vez más esa paciencia infinita que tiene con nosotros, que no se cansa hasta el final, que será la separación de los buenos y malos, ese momento donde se acabará el tiempo de la misericordia, paciencia y oportunidades, añadió.

Monseñor José Luis Cardenal Lacunza Maestrojuán señaló que mientras vivimos tenemos el chance de cambiar, porque cuando dejamos de vivir se nos acabarán las oportunidades.

Reafirmó que el Señor tiene tanta paciencia con nosotros, es tan tolerante, aguantador, y no se cansa de esperar. “Que bueno es tener un Dios así, pero no agotemos su paciencia, indicó el Obispo de David.

Como pastor y guía advirtió que “no nos descuidemos porque quien sabe hasta cuando vamos a seguir en este mundo de oportunidades”.

Fue enfático al señalar que necesitamos ser muy conscientes de la misericordia y bondad de Dios, pero también de nuestra responsabilidad para no caer en el olvido de que nosotros somos los que al final le ponemos trabas y enmiendas al proyecto del Señor. 

Finalmente dijo que Dios quiere el bien y la felicidad para nosotros, pero le ponemos las cascaritas  de plátano a su proyecto. “Seamos conscientes de que la única manera de vivir felices, ahora y al final de los tiempos, es ser colaboradores con su plan”, aconseja el Obispo de la Diócesis de David.

Artículo anterior

Conviértete en alimento para darte al hermano

Siguiente artículo

Clases virtuales: docentes vs estudiantes