ComunidadEducación

Arquidiócesis cuenta con una guía psicopedagógica de los colegios católicos

Betzaida Toulier U.

La función fundamental del gabinete psicopedagógico está enfocada en la detección de alumnado que presente alguna dificultad en su proceso de enseñanza y aprendizaje, y la Arquidiócesis de Panamá ha elaborado una guía para la evaluación, intervención y seguimiento psicológico y psicopedagógico de los colegios católicos.

Desde que fue designado como Delegado Episcopal de Los Colegios Católicos, el padre Jorge Rivera se encausó en esta tarea y buscó asesoría para lograrlo, pero antes, abrió la Dirección de Psicología y Gabinetes Psicopedagógicos de los Colegios Católicos.

Su interés –dijo- es poder ayudar a los estudiantes a superar esas posibles dificultades que puedan interferir, no sólo en su proceso académico, sino también en el desarrollo de la población escolar, a sus familias y al entorno.

También coordinará la aplicación del conjunto de actuaciones que el Colegio establezca, con la finalidad de prevenir y detectar, de forma precoz cualquier trastorno en su desarrollo, para así poder indicar las posibles pautas de actuación.

Una vez conformado el Gabinete Psicopedagógico, el propósito se centró la guía para la evaluación, intervención y seguimiento psicológico y psicopedagógico de los colegios católicos.

Trabajo profesional 

A esta tarea se dedicó el padre Ovidio Madrigal M., Doctor en Psicología que ya está aprobado por la Arquidiócesis de Panamá. Fue fundamentado en serias investigaciones internacionales y atenido a la normativa vigente, establecida en el código de ética del psicólogo de la República de Panamá.

Explicó que la guía establece la buena práctica de los procesos de evaluación, intervención y seguimiento integral de la comunidad educativa, a través de plataformas virtuales o a nivel presencial. 

En la guía compilada por el Dr. Madrigal se destaca la telepsicología, ciberterapia o intervención online como herramientas efectivas que permiten establecer una relación entre un terapeuta o psicólogo educativo y un paciente o grupo de pacientes, estudiante o grupo de estudiantes, que abarcan, cuando se trata de adultos, desde correos electrónicos, hasta conversaciones por chat, video llamadas o plataformas virtuales. 

La guía establece que es importante tener en cuenta, que la práctica psicoeducativa virtual, cuando se trata de menores de edad, ha de realizarse siempre con el consentimiento y presencia de los padres o tutores de los estudiantes, garantes de su cuidado y protección. 

El padre Ovido Madrigal comentó que la guía fundamentada en presupuestos teóricos, pastorales, psicológicos, psicopedagógicos y éticos hace una descripción de las funciones del psicólogo que configuran el perfil esperado, para su aplicación en los colegios católicos arquidiocesanos.

Respecto a este tema, la guía también establece que las entrevistas psicológicas a padres de familia, docentes y estudiantes, para la identificación de problemas de diversa índole, deben aplicarse con especial cuidado porque pueden afectar al estudiante e interferir con su adecuado desarrollo personal y escolar. 

Desarrollo de actividades (charlas, talleres, otros) y programas formativo- preventivos a nivel individual o grupal, con el propósito de prevenir problemas que puedan afectar a los estudiantes e incidir negativamente en su aprendizaje escolar. 

Artículo anterior

Audiencia General del Papa con fieles

Siguiente artículo

Audiencia General del Papa con fieles