ComunidadEducación

Docentes: formadores de juventudes y facilitadores del aprendizaje

Prof. Montgomery A. Johson M.

En muchas plataformas y redes han denominado que los maestros son superhéroes. ¿Qué nos merece ese título?

En primer lugar, somos formadores de juventudes y facilitadores del aprendizaje.  Esa formación ha de ser de modo integral. Un maestro se preocupa por el crecimiento del joven en todas las dimensiones de su vida, no solo la académica, sino que incluyendo: social, familiar, afectiva, espiritual, cívica, y más. Si bien es cierto que los valores se aprenden en la primera escuela –el hogar- el maestro, con sus acciones y ejemplos será un modelo de ciudadano ejemplar, proyectando los valores ciudadanos de la sociedad que queremos: solidaridad, respeto a la dignidad de todos, responsabilidad, esfuerzo y tenacidad, honestidad. 

 Más que hacer de esto una cátedra, el maestro ejemplificará esto a través de sus acciones.  En las situaciones diarias de cada día, y sobre todo en las conflictivas, el maestro iluminará sobre cómo proceder de forma ética y moral, poniendo en práctica los valores que tanto necesitamos.

Luego está, el maestro trabaja sin horario.  Algunos creen el mito que se trabaja por 8 horas con 3 meses de vacaciones, nada más alejado de la realidad. En estos tiempos que todo se ha hecho a distancia por vías digitales, el tiempo dedicado al trabajo fácilmente se ha podido duplicar. Si antes un maestro trabajaba entre 10 a 12 horas diarias, con recreos físicos y mentales, traslados hacia y del colegio; ahora se trabaja más de 12 horas, sentado frente a la pantalla, lo cual es más agotador.  Detrás de cada día de clase, hay cerca de 4 horas de trabajo arduo fuera de clase. Sacrifica mucho de su tiempo personal, familiar y social. Mientras unos cierran la oficina a las 5, el maestro solo cierra una oficina, para abrir otra porque la jornada sigue.

El maestro es un super héroe de los recursos, porque hace magia y maravilla con facilidades y herramientas limitadas. Dependiendo del centro educativo, usted podrá estar todavía trabajando con un tablero (algunos de tiza), mientras que otros con WiFi de alta velocidad y tableros inteligentes. Hay una gran brecha digital que profundiza los distintos sectores de nuestra educación nacional. Pero la falta de recursos no es detrimento para aquel maestro con vocación que se las ingenia con lo poco que pueda tener para generar intensas sesiones de aprendizaje significativo.

Ante la incomprensión de muchos, el maestro sigue brillando. La vocación del maestro, junto a la ciencia y el arte de la pedagogía, no es entendida, y a veces, no apreciada.  Muchos quieren opinar y hasta corregir las prácticas docentes, pero de ellos, pocos han estudiado esta carrera y menos han estado todos los días ante 200 o más niños o jóvenes por día. No conocen que aprender es más importante que una nota, ya que la nota es pasajera y superficial, pero el aprendizaje bien dado es eterno y profundo.

El maestro -super héroe- es el que se reinventa constantemente, se actualiza permanentemente, está a la vanguardia de tendencias y prácticas nuevas, tecnologías innovadoras. El maestro es el que, siendo uno, juega múltiples roles en un solo día: consejero, formador, artista, orador… ¡y más!; además regresa a casa, y también es padre/madre, cónyuge e hijo…y todo en unas cuantas horas Es el que encanta a su audiencia, un salón de clases vivo con más de 200 cabezas pensantes y almas sentimentales por día, cada uno con sus fortalezas y necesidades.

Finalmente, el maestro es aquella noble persona que ilumina a los demás para que sean más brillantes que él. Es el super héroe detrás de todas las demás profesiones, el que amolda el futuro lleno de esperanza, y crea el presente con ilusión. Es el que recuerda diariamente que en sus manos está formar los ciudadanos que harán grande Panamá.

En este tiempo de receso, el maestro le toca un merecido descanso, compensar el trabajo arduo ahora con un momento para dedicarse así mismo y su familia, y llenarse del alimento espiritual que nos traen los dones del Espíritu Santo con Pentecostés.

Perfil de maestro:

  • La vocación del maestro, junto a la ciencia y el arte de la pedagogía, no es entendida, y a veces, no apreciada.
  • El maestro es el que, siendo uno, juega múltiples roles en un solo día: consejero, formador, artista, orador… ¡y más!
  • El maestro, con sus acciones y ejemplos, será un modelo de ciudadano ejemplar, proyectando los valores ciudadanos de la sociedad que queremos.
Artículo anterior

“Live SH” para todos los pueblos

Siguiente artículo

“Avancemos en la tarea de evangelizar y de hacer crecer el Reino de Dios en nuestro entorno”, pidió el Arzobispo José Domingo Ulloa M.