Espiritualidad

El desafío de una buena política

Durante este mes de Abril, la Iglesia nos invita a “crecer en la responsabilidad ciudadana para construir una sociedad más justa, fraterna y solidaria”. La acción significativa en las parroquias es “organizar talleres de concientización en criterios éticos para elegir mejor a nuestros gobernantes”.  Durante estas semanas, es importante recordar el mensaje del Papa Francisco para la celebración de la 52 Jornada Mundial de la Paz de 2019, y plantarse el desafío que representa la buena política.

Nos dice el Papa que: “la paz es como la esperanza de la que habla el poeta Charles Péguy; es como una flor frágil que trata de florecer entre las piedras de la violencia. Sabemos bien que la búsqueda de poder a cualquier precio lleva al abuso y a la injusticia. La política es un vehículo fundamental para edificar la ciudadanía y la actividad del hombre, pero cuando aquellos que se dedican a ella no la viven como un servicio a la comunidad humana, puede convertirse en un instrumento de opresión, marginación e incluso de destrucción.

Dice Jesús: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos» (Mc 9,35). Como subrayaba el Papa san Pablo VI: «Tomar en serio la política en sus diversos niveles –local, regional, nacional y mundial– es afirmar el deber de cada persona, de toda persona, de conocer cuál es el contenido y el valor de la opción que se le presenta y según la cual se busca realizar colectivamente el bien de la ciudad, de la nación, de la humanidad».

En efecto, la función y la responsabilidad política constituyen un desafío permanente para todos los que reciben el mandato de servir a su país, de proteger a cuantos viven en él y de trabajar a fin de crear las condiciones para un futuro digno y justo. La política, si se lleva a cabo en el respeto fundamental de la vida, la libertad y la dignidad de las personas, puede convertirse verdaderamente en una forma eminente de la caridad

Artículo anterior

Drogas, consumo y prevención

Siguiente artículo

Niños vivirán nueva aventura de la mano de Jesús y María