ComunidadPastoral Juvenil

El discernimiento espiritual

El discernimiento espiritual es: la búsqueda de lo que Dios quiere en una determinada situación. Como Dios no me va hablar directamente descubriré su voluntad a través de los signos que Él me vaya enviando.

Debemos saber que hay signos exteriores e interiores, los exteriores son aquellos que llamamos “signos de los tiempos”, es decir aquello que nos reta hacer algo. Mientras que los interiores son nuestras experiencias espirituales como jóvenes y a veces también como grupo o parte de una pastoral parroquial, frente a determinadas situaciones.

En lo que respecta a los signos de los tiempos hoy nos retan a la búsqueda creciente de diálogos bilaterales y multilaterales para tratar de resolver los más variados tipos de conflictos que vivimos nacional e internacionalmente, esto incluye diálogos ecuménicos e interreligiosos; también influyen la pobreza, las posibilidades tecnológicas que buscan resolver más problemas, el hambre de Dios, oculta o abierta en innumerables jóvenes y con ello la indiferencia religiosa y espiritual que se materializan cada vez más y finalmente las tendencias que impactan en la globalización y mundialización de la vida.

Con los signos interiores debemos saber que los seres humanos sentimos dos fuerzas una que nos impulsa al bien -el Buen Espíritu- y otra que nos incita al mal -el mal espíritu-.

Necesitamos conocer el actuar de ambas fuerzas para deducir Qué es de Dios y Qué es del mal espíritu.

San Pablo nos dice: que examinemos todo, no, nos quedemos con lo bueno y que nos cuidemos del mal, donde quiera que lo encontremos (1 Tesalonicenses 5, 21-22). Por su parte San Juan nos dice que no nos fiemos de cualquier inspiración y que examinemos lo que viene de Dios, porque muchos falsos profetas andan por el mundo (1 Juan 4, 1).

Artículo anterior

Comunicadores católicos preparándose para la JMJ

Siguiente artículo

Turismo en Bocas, experiencia para los peregrinos y desafío pastoral