ComunidadFamilia

El nacimiento del segundo hijo

La felicidad y el amor que su primer hijo trajo a su vida fueron inconmensurables, pero ahora está esperando a otro hijo aunque ya ha pasado antes por un embarazo y un parto, ahora tiene algunas cosas distintas a tener en cuenta mientras espera la llegada de su segundo hijo.; y ser consciente de los cambios que se avecinan y ayudar a su hijo mayor a entender qué puede esperar, es la mejor forma de prepararse para ese feliz acontecimiento.

Traer al mundo a un segundo hijo y tener que cuidar de dos a la vez puede ser difícil al principio. Su mejor apuesta consistirá en organizarse bien antes de que nazca el bebé, aunque puede ser todo un desafío.

Estará mucho más ocupada y tendrá que hacer malabarismos con su horario. Es posible que se canse con más facilidad, incluso antes de que nazca el bebé, porque cuidar de un hijo estando embarazada consume mucha energía.

Después del nacimiento de su segundo hijo, cuente con que las primeras seis a ocho semanas sean especialmente exigentes y agotadoras. Usted estará intentando que su hijo menor desarrolle un horario regular de alimentación y de sueño, al tiempo que atiende las necesidades de su hijo mayor.

Un cambio positivo que traerá consigo el nacimiento de su segundo hijo será un incremento de la confianza que usted tendrá en sus habilidades, conocimientos y experiencia como madre. Tareas que le parecían muy complicadas cuan-do nació su primer hijo (como amamantarlo, cambiarle los pañales y cuidarlo cuando se ponía enfermo) ahora le saldrán casi de forma automática, en vez de vivirlas como verdaderas crisis.

¿Cómo me afectará?

Desde el punto de vista físico, lo más probable es que se sienta adolorida y muy cansada después del parto, sobre todo si

ha tenido un parto difícil o se ha sometido a una cesárea. Esto hará que alimentar a su bebé por la noche le resulte duro, sobre todo si opta por la lactancia materna.

Desde el punto de vista emocional, no le sorprenda que le preocupe el proceso de formación del vínculo con su bebé. Tal vez le preocupe no sentir tanto amor por el recién llegado como el que siente por su hijo mayor. Lo hará; el amor paterno se duplica, de una u otra forma, cuando nace un segundo hijo.

Así mismo, usted y su pareja se darán cuenta de que apenas pasan tiempo los dos juntos a solas; por lo tanto, asegúrese de programar salidas con su pareja en cuanto se normalicen las cosas.

Artículo anterior

Prepararme orando con el corazón

Siguiente artículo

Viven la fe comprometidos con su Iglesia