DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Juventud trabaja con ánimo y esmero en la evangelización

Con un templo notablemente mejorado, la comunidad de El Silencio celebró su fiesta patronal en honor al Divino Niño Jesús. Así mismo, aprovecharon la oportunidad para realizar oración por la Jornada Mundial de la Juventud, con una serie de actividades.

Iniciaron con una caminata por las principales calles de la comunidad, hasta llegar a la capilla. La santa misa fue presidida por el padre Bartolomeu Blaj, quien en su homilía compartió una interesante historia sobre la devoción al Divino Niño, y cómo esta devoción se acrecienta entre los fieles, quienes dan culto y oración por los misterios de su infancia.

“El niño Jesús nació y vivió entre nosotros y cada momento de su vida en el plano terrenal, es un don de salvación. Cada Santa misa es una oportunidad en la que nuestro corazón lo busca y en la que manifestamos nuestra fe y fidelidad al sacrificio, y contemplamos los misterios de nuestra fe y su manifestación en nuestras vidas”, destacó.

Finalizada la santa misa la comunidad del Silencio se mostró complacida de gozar de la compañía de otras comunidades y ofrecieron un brindis a niños, jóvenes y adultos.   Todo esto se desarrolló en un ambiente fraterno,   y como cierre final, se cantó a viva voz el Himno de la JMJ 2019.

 

Se alistan para la jornada

En este sentido, la pastoral juvenil de esta capilla, que pertenece a la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, tiene como prioridad fortalecer la formación espiritual y la misión de la pastoral, a través de una formación por parte de catequistas, sacerdotes y familias, y se está realizando una evaluación de la situación actual de los jóvenes de la comunidad, y diseñando planes de formación dirigido a ellos para que sean útiles a la sociedad.

Se está trabajando la parte espiritual, para que los jóvenes se conozcan y descubran sus capacidades y talentos, y para que se susciten vocaciones ya sea al sacerdocio, vida religiosa y matrimonio.

Un punto de referencia y fortaleza es que los jóvenes tienen voluntad y buscan ser educados, iluminados y formados teniendo como clave el diálogo y la evangelización.

Sin embargo, carecen de aprendizaje académico en la rama católica, lo que ven como una gran desventaja en comparación con otras diócesis, pues carecen de un Colegio Católico en el área centro del Distrito de Changuinola.

 

Artículo anterior

Conozca más acerca de la otitis externa

Siguiente artículo

La meta final, como hijos de Dios