Diócesis

La acción pastoral y social continúan en las diócesis

Redacción

Diócesis de David

La Iglesia ha demostrado una manera para estimular la participación ciu- dadana, mediante la iniciativa que se conoce como “Auditoría Social”: laicos vigilantes de que no se politice ni corrompa la entrega de bonos solidarios y bolsas de alimentos a familias afectadas por la pandemia.

Esta auditoría social se hace a través de la Comisión de Justicia y Paz, y en la diócesis de David se activa a través de comisión diocesana. En la región diocesana son muchos los voluntarios que trabajan, en conjunto a fin de cumplir con esta misión.

Rigoberto Pitti, Coordinador Educativo de Comisión en la David, explicó que se trata de un proyecto nacional con tres componentes: respuesta a las familias necesitadas, el acompañamiento emocional y espiritual y la auditoría social.

Respecto a la Auditoría Social -señaló- que laicos debidamente formados y preparados realizan visitas a las comunidades benificiadas para verificar la efectividad del programa Panamá Solidario.  “Si hay alguna queja al respecto, en tal caso elevar la denuncia a las instancias pertinentes”, dijo Pitti.

Asimismo, indicó que, en Chiriquí, adicional a estos proyectos, se realizan otras iniciativas de participación ciudadana, en conjunto con otras provincias y se reúnen cada dos meses para verificar que todo esté ejecutándose a nivel nacional.

Prelatura de Bocas del Toro

Feligresía acudió entusiasta cuando templos reabrieron en Bocas.

Desde el inicio de junio, la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, en Empalme, Prelatura de Bocas del Toro, abrió las puertas ofreciendo a la feligresía la posibilidad de participar en las celebraciones Eucarísticas, Hora Santa y oraciones en privado.

Para la apertura de los templos y responsable de la salud de todos los que asistan a misa, se han tomado todas las precauciones necesarias según lo estipulado por el Ministerio de Salud (MINSA) y la Conferencia Episcopal Panameña (CEP).

El comité de salud de la parroquia cumple con los procedimientos, y se cersiora que los feligreses guarden los dos metros de distancia, gel alcoholada y alcohol en la entrada. Además, la alfombra para desinfectar los zapatos, termómetro para tomar la temperatura y uso obligatorio de la mascarilla.

En cuanto a las confesiones, asistencia espiritual o visitas a los enfermos, los fieles debe avisar para que sean programadas, tomando todas las medidas sanitarias necesarias. 

Artículo anterior

Servir y continuar creyendo

Siguiente artículo

Todo ser humano es reflejo del amor de Dios