DiócesisPenonomé

“Respetemos a la mujer, lo delicado y lo femenino de su esencia”

Con gran asistencia de fieles, la diócesis de Penonomé celebró su Cita Eucarística bajo lema “CON MARÍA SE APRENDE A SERVIR”. La actividad se realizó en el distrito de Olá, frente a la iglesia San Lucas, de manera campal.

Iniciaron con una caminata desde la estación policial del distrito, hacia el templo parroquial. Niños, jóvenes y adultos acompañados con bandera, pancartas y cantos, llegaban deseosos de participar de la solemne eucaristía.

La bienvenida estuvo a cargo del conjunto folclórico de la parroquia, que animó e invitó a los presentes a sumarse a las actividades que se realizan en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud.

“Nuestra iglesia no es excluyente es incluyente, forma un círculo abierto de comunidad, por eso es celebrativa en torno a la eucaristía, máxima expresión de Jesús presente en medio de nosotros”, fueron parte de las palabras de monseñor Edgardo Cedeño, obispo de esta diócesis, en medio de la homilía.

Otro de los temas principales tratados por monseñor Cedeño en su intervención fue el de la violencia a la mujer y el alto que se le debe dar.

“Tenemos que respetar la figura de la mujer, lo femenino y delicado de su esencia, y no burlarnos o convertirla en un trofeo publicitario. La iglesia siempre levanta la voz en defensa de las mujeres porque es allí que encontramos a María, dando un paso al sacrificio como hacen las mujeres centroamericanas y del mundo”, señaló.

Johana Martínez, feligrés de la parroquia San Lucas de Olá, se sintió feliz y en-cantada de que esta actividad se realizara en su templo, ya que es la primera vez que participaba, y resaltó que le emocionaron las palabras de Monseñor, que le hicieron renovar el gozo de saber que Dios nos ha creado con la mentalidad de autogobernarnos en todos los roles como mujeres.

El agradecimiento estuvo a cargo del padre Teobaldo Quirós, Vicario General, que en nombre del clero manifestó el gozo de sentirse pastores de cada una de las comunidades que el señor Obispo les ha confiado.

Artículo anterior

Visitar a las mujeres enfermas

Siguiente artículo

Caminan con rumbo a la JMJ, mostrando una iglesia viva