Actualidad

Una comunidad bendecida desde sus inicios

De una comunidad cristiana católica, caracterizados por el amor a nuestra Madre la Santísima Virgen María, con la ayuda del padre Rafael del Valle OSA, surge esta primera parroquia, uniendo a dos mil familias; diez mil personas habitantes de los barrios de la Gloria, Villa Cáceres y Santa María, en 1983.

Cuenta el padre Rafael, que llegó a la comunidad por referencia de la señora Manuela de De La Rosa, residente del barrio de SantaMaría, en el año 1978. Con permiso del obispo auxiliar de aquella época, monseñor Ambrosio Lewis y el párroco de la Parroquia San Antonio de Padua de Miraflores, comenzó a celebrar misas todos los domingos en la comunidad; en el Centro Minerva Marín, como recuerdan alegremente aquellos que formaron parte de todo este proceso.

Aún hacia falta un terreno. En el corazón de la barriada había un área de 1.500 m2 espacio ideal para construir la parroquia, pero el representante de aquella época lo quería para sus fines oficiales.

El religioso agustino comenta que, unidos en oración, en las Misas se rezaban tres Ave María a la Virgen para conseguir aquel terreno. El sueño del fraile agustino y de la comunidad era tener una Iglesia para darle culto al Señor y a su amada Madre Celestial. Coecibieron el documento de donación del terreno por parte del Ministro de Vivienda. La comunidad lloraba de emoción y alababa al Señor y a su Santísima Madre, recuerda el padre.

Todos unidos trabajaron sin des-canso como familia cristiana para formar laicos y poder formar grupos y asociaciones de apostolado; así iniciar actividades para recoger fondos para la construcción de la parroquia.

Después de la procesión del Domingo de Ramos, de 1983 se celebró la Misa en la primera parroquia. El 12 de octubre de 1983, fiesta de la Virgen del Pilar, monseñor Marcos Gregorio McGrath, Arzobispo de Panamá (Q.E.P.D.), consagró la Iglesia solemnemente y la declaró “Parroquia Santa María La Antigua” primera parroquia de la Arquidiócesis con este nombre.

El Señor y la Santísima Virgen María nos siguen bendiciendo. Después de 30 años de la fundación de la primera Iglesia, en el año 2013, se vio la necesidad urgente de una remodelación. El sueño del nuevo templo surgió de fray Ameth Moreno OSA, inspira-do por los 500 años de la evangelización celebrados en el mismo año.

Con la idea de mejorar las instalaciones de la parroquia. Una Iglesia con estructura octagonal que resalte y llame la atención, donde el altar sea el centro de la celebración, es decir, una Iglesia Cristo-céntrica.

Con mucha fe y con el arduo trabajo de fray Ameth, la construcción de la obra continúo con fray Roger Guerra OSA, actual párroco. El proceso de restauración se ha dado también con el decidido respaldo de la feligresía de Santa María La Antigua y por supuesto, de la providencia de Dios por medio de personas caritativas que apoyaron este proyecto, se logró finalizar el templo con éxito. Solo tocaba esperar con anhelo ese gran día.

Artículo anterior

San Liborio, forjador de vocaciones

Siguiente artículo

Llamado urgente para salvar más vidas de niños y adultos