Curso BíblicoEspiritualidad

Una ventana entre la vida y la Biblia: el género midrash

Un tercer género literario que encontramos en la Biblia es el Midrash, que significa investigar, buscar, estudiar y explicar el sentido profundo de los hechos del Nuevo Testamento.  Es también una forma de exégesis judía de la Torá.

Midrash es la relectura de textos del Antiguo Testamento, con el fin de iluminar un nuevo acontecimiento, facilitando así la comprensión del texto.

Los relatos de la infancia de Jesús son un ejemplo claro de este género.  Los evangelistas toman como base histórica el nacimiento de Jesús, pero explican su vida a través de textos del Antiguo Testamento, por ejemplo: Mateo, que con muchas imágenes comparativas nos presenta a Jesús como el nuevo Moisés que trae la nueva ley, y Lucas que nos muestra que la Nueva Alianza está representada en Jesús.

En el Nuevo Testamento gran cantidad de profecías del Antiguo Testamento son aplicadas a la persona de Jesucristo.  Por ejemplo, cuando leemos la genealogía de Jesús según Mateo, el autor está utilizando para ello textos del Antiguo Testamento:  Génesis, Josué, 1ª y 2ª de Reyes, 1ª Samuel, 1ª Crónicas y Esdras entre otros.

En el Éxodo, Moisés es un intermediario entre Dios y el pueblo, el recibía órdenes de Dios y hablaba en su nombre, en el Evangelio de Mateo, Jesús, no necesita intermediario, porque Él es el Hijo de Dios.

Otro ejemplo de género Midrash es el siguiente:  relacionemos las Bienaventuranzas (Mt 5-7) con el Decálogo (Ex 19-20), y descubriremos que en ambos textos hay referencia a la subida a un monte y a la promulgación de unas normas para la vida; es decir, encontramos muchas exhortaciones y normas para vivir según la propuesta de Jesús y también según el Decálogo.

 “…SEGÚN LAS ESCRITURAS”

No es posible expresar la fe cristiana sin recurrir al lenguaje de la fe de Israel.  Todos los títulos cristológicos tienen su origen en el AT:  Mesías, Hijo de David, Hijo de Dios, Logos, Cordero de Dios.

La sabiduría, vinculada a la vida de Israel, adquiere para la fe cristiana el rostro de Jesucristo y el Padrenuestro sólo se entiende como la plegaria del judío Jesús de Nazaret.

La fe judía no es una religión forastera para los cristianos, a partir de sus raíces judías, podemos comprender y vivir mejor la fe en Jesucristo.

Artículo anterior

Acompañar en la soledad

Siguiente artículo

Dejarse guiar hoy por el Espíritu Santo Paráclito