DiócesisVicariato Apostólico del Darién

Vicariato de Darién recibió donaciones para damnificados

Entidades como Senafront, Adveniat, Orden de Malta y Pastoral Cristo Sana se sumaron al llamado.

Yoel E. González Núñez

Tras las inundaciones que provocaron estragos en la zona misionera de Sambú, en la provincia de Darién, muchas han sido las organizaciones y entidades que se avocaron a brindar ayuda a los hermanos residentes en esta región. Fue necesario hacer llegar medicamentos, alimentos, entre otras donaciones que recibió Monseñor Pedro Hernández Cantarero, obispo de esta provincia, quien entregó la ayuda con el apoyo del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT), a los afectados.

Monseñor Pedro Hernández Cantarero agradeció el valioso apoyo que brindan las entidades al Vicariato de Darién y poder atender a las familias que no cuentan con los recursos para salir adelante ante momentos de dificultades.

Ante las dificultades apoyar a los que necesitan una mano siempre es recompensado.

El doctor Rigoberto Samaniego, Coordinador de la Pastoral Católica de Salud Cristo Sana, explicó que a través de la Orden de Malta y Adveniat fueron entregados medicamentos básicos por un valor B/. 2,894 para problemas comunes como: enfermedades diarreicas, infecciones respiratorias e infecciones en la piel, entre otras.

ALIMENTOS. Cajas de alimentos fueron entregadas por Cristo Sana.

Las donaciones se trasladaron a comunidades como Puerto Indio (comunidad Emberá), en la zona misionera de Sambú. Aseguró Samaniego que estas donaciones son un aporte de estas entidades unidas para fortalecer las carencias de medicamentos, pero de igual manera la pastoral Cristo Sana hizo una convocatoria a los familiares de sus miembros para recaudar donaciones de alimentos secos y hacerlos llegar a estas regiones afectadas por las inundaciones.

“Agradecemos a los laboratorios Medipan y Rigar por su contribución con medicamentos donados para esta noble causa”, puntualizó el doctor Samaniego.

Artículo anterior

Adviento: Alguien llega

Siguiente artículo

In Memoriam del hermano, amigo, sacerdote y obispo: Uriah Ashley