DiócesisPenonomé

Viven la alegría del encuentro fraterno como hermanos

Unidos como hermanos se congregaron los feligreses de la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria de La Pintada, para compartir y recaudar los fondos necesarios para su fiesta patronal que se llevará a cabo en febrero del próximo año. Esta actividad tuvo lugar en la comunidad de Jujucal.

La jornada inició con la celebración eucarística en la capilla de esta comunidad, presidida por sacerdotes de la Orden de Frailes Menores Franciscanos, quienes acompañan en el camino de la fe a los habitantes de La Pintada.

Fray Martín Centeno, párroco, exhortó a mantener firme la fe de la Iglesia. “Es lo que han hecho sus padres y madres. Firmes en la fe y sucesivamente nuestros hijos”, acotó.

Advirtió a los presentes sobre las tentaciones que existen en algunos ambientes. “No se dejen engañar. No hagan caso de los profetas del egoísmo, que interpretan de manera incorrecta y conducen al individualismo, que proponen una doctrina terrena de salvación y que quieren construir un mundo sin Dios y sin María”, concluyó Centeno.

En la cancha de la comunidad niños, jóvenes y adultos protagonizaron amistosos encuentros deportivos.

Es una tradición parroquial que los fieles de las 86 comunidades que integran esta parroquia concurran a esta convivencia, aportando voluntariamente platillos típicos, productos agrícolas y artesanales, vendidos a precios módicos, en medio de alegres cumbias y tonadas de tamborito.

Nolis Herrera quien será voluntaria para los Días de Diócesis, manifestó que, “los jóvenes deben ser alegres para poder sembrar esa alegría, la esperanza en el mundo. Un mundo con problemas”. Un mundo que, como dice el Papa, se desangra: “¡Cuántas heridas inflige el mal a la humanidad!, recalcó Herrera.

El ambiente festivo que desde ahora se vive en esta parroquia es una antesala a la gran fiesta que se espera en los días en las diócesis, previos a la Jornada Mundial de la Juventud, estando dispuestos a recibir hasta 1,600 peregrinos en las diferentes familias de acogida.

La Pintada se prepara para ofrecer a sus visitantes una experiencia de Dios desde la vivencia sencilla de la fe, con la parti-cular alegría y la calurosa acogida de sus pobladores que aguardan con esperanza este especial momento de encuentro con el Señor.

Artículo anterior

Millennials, la nueva evangelización

Siguiente artículo

Peregrinación cruzando el océano hasta Panamá