DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Acompañamiento a los ancianos

Una de las actividades que realiza la pastoral de la salud de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Bocas del Toro, es acompañar a los ancianos en Hogar San Vicente de Paúl de Bocas del Toro.

Los miembros de este apostolado que visitan cada miércoles el asilo de ancianos, no solamente participan de la misa sino que además llegan para animar, compartir y escuchar los cuentos y necesidades de los abuelos, cualquiera de ellos, que quiera compartir sus experiencias.

De esa manera los miembros de la pastoral de la salud, esperan que los ancianos puedan sentirse más alegres para vivir en su comunidad.

Hace casi un año fue formada la pastoral de la salud de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, tratando de poner especial atención en los ancianos con algunas actividades, por ejemplo; el 16 de agosto pasado, realizaron una reunión con los nuevos colaboradores que trabajan en el asilo.

La reunión se realizó en la cabaña del Hogar San Vicente en horas de la tarde e invitaron al Licenciado en Enfermería Jorge Chanse, para darles un taller sobre el cuidado de los pacientes encamados.

El propósito de esa actividad fue brindar a los nuevos colaboradores del asilo que no tuvieran conocimiento de enfermería, algo de aprendizaje sobre cómo trabajar con los ancianos con diferentes problemas de la salud, en especial con los ancianos que ya no se puedan levantar de la cama y de las diferentes características según del valor humano.

Lyda Thomas, coordinadora, destaca que se realizó para resaltar el gran valor del servicio, como muestra de hermandad, paciencia, amor, alegría y como una de las tantas formas que hay de ser útil… valores y convicciones tan necesarios en estos tiempos en una comunidad de creyentes, donde los enfermos y ancianos ocupan un lugar importante. Además es una bonita oportunidad para acercarnos a estas personas que en su realidad, muchas veces sufren.

Artículo anterior

Matrimonio campesino en fiesta del “Manito”

Siguiente artículo

Bajo la protección de la Virgen María