Actualidad

Agroalimentación: el estilo de vida del consumidor

En estos tiempos de pandemia, se ha afectado la alimentación de las personas, pero lo que en principio se veía negativo, sacó su mejor rostro: el lado agricultor de muchos panameños.

Redacción

Es urgente reorientar el sistema agroalimentario hacia una producción de alimentos saludables. ¿Cuál será el camino a seguir? ¿Una seguridad alimentaria basada en un sector agrícola que produce alimentos sanos sin dañar el ambiente?

Para Gloria Marín, docente del agro, quien promueve la agroalimentación, asegura que “es momento de que las personas comiencen a reinventarse y una de las formas es que empiecen a producir sus propios alimentos”.

“Muchas personas tienen pequeños patios o parcelas en sus casas, que con una buena guía e instrucción pueden ponerlos a producir, y esto contribuirá de gran manera en dos aspectos: las finanzas del hogar, ya que al producir su propio alimento esto bajaría los gastos y el otro aspecto fundamental es la salud, una alimentación más sana y con calidad”, añadió.

La agroalimentación es la industria del cultivo, comercio y consumo de alimentos que se cosechan de la tierra

La docente considera que, para impulsar la agroalimentación, es muy importante enseñar a las personas a ser más sostenibles con el medio ambiente y que al momento de trabajar la tierra se debe tener un enfoque a la agricultura orgánica, un buen punto para iniciar concientizando a las personas en técnicas de agricultura.

“Claro que la agroalimentación tiene retos, ya que hay que cambiar la mentalidad en la que ha estado acostumbrado el consumidor y también el productor”, apuntó.

Gloria, quien forma parte del Movimiento de Alimentación Saludable de Panamá, expresa que el objetivo es crear una conciencia de alimentación más sana y lograr una relación entre productor y consumidor, buscando como objetivo principal a corto, mediano y largo plazo una alimentación más natural, más orgánica y que repercuta en el beneficio de la población.

SECTOR AGROPECUARIO

Una de las consecuencias de la pandemia es que hemos podido darnos cuenta, en la práctica, que la gente está subalimentada o mal alimentada. Es importante no solamente alimentarse, sino nutrirse, de igual forma tener una rutina de ejercicios.

El Ingeniero José Bernardo González, Director Nacional de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, expresa que parte del trabajo que han realizado es “enseñar a la gente a que deben alimentarse y nutrirse, a través de alimentos saludables, sino que también contenga poco agroquímico. Además de enseñar a los agricultores a producir su propia comida y de manera orgánica, con poco o nada de agroquímicos”.

Producir nuestro propio alimento o parte de ellos, significa un ahorro cuando vamos al supermercado a la tienda o al mercado a comprar nosotros, podemos ahorrarnos ese dinero y sería un ingreso adicional que tendríamos.

SALUD. Es importante enseñar a la gente a que deben alimentarse y nutrirse, a través de alimentos saludables, pero también que también contengan poco agroquímico.

TÉCNICAS DE PRODUCCIÓN

Hay muchas técnicas para producir, sin embargo, lo importante es hacerlo de manera natural o ecológica, utilizando la menor cantidad de productos agroquímicos que afectan la salud y que podamos alimentarnos de forma inocua y saludable.

Tanto Gloria como el ingeniero José concuerdan en que también se puede producir alimentos en apartamentos o casas con poco patio, sembrando en maceteros plásticos.

Para las áreas más urbanas, se puede hacer a través de lo que se conoce como la hidroponía, que son sistemas donde se utilizan materiales como: tubería con agua. Con este método se puede cultivar: berenjenas, brócolis, coliflores, pepinos, tomates, zanahorias y todas las variedades de lechugas, entre otros. También puede sembrar bajo invernadero, lo que se conoce también como casa vegetación.

Panamá ha avanzado en el tema de seguridad alimentaria y nutrición, por ejemplo, en las áreas más vulnerables, apoyan a familias, a quienes se les entrega semillas y pollos.

Lo importante es producir parte de lo que consumes. Además, se le enseña a trabajar a los hijos, a amar la tierra y lo que tenemos, darnos cuenta de que es importante que nosotros podamos producir nuestra propia comida.

Artículo anterior

No temamos a la vacuna contra el Covid-19

Siguiente artículo

Editorial: Evitemos matar la esperanza