ComunidadJóvenes

Animándonos los unos a los otros

Redacción 

Hoy en día, casi todos tenemos un teléfono, sea fijo o celular. Esta es una de las formas más fáciles para mantenernos en contacto con los demás y también una herramienta excelente que podemos usar para dar palabras de ánimo, orar y mostrar nuestro interés genuino.

Muéstrales a tus familiares, amigos, vecinos y hermanos en Cristo que te interesas por ellos y anímalos en estos días en los que abundan las noticias desalentadoras. 

 Pregúntales si necesitan algo, dentro de las limitaciones o posibilidades que tenemos, intenta ayudarlos a encontrar la solución a sus problemas.

Cuando leas una frase que te ayude, compártela en tus redes o vía WhatsApp. Desde nuestra realidad podemos seguir siendo luz y sal en todos los espacios en donde tenemos presencia.  El hecho de que no podamos reunirnos físicamente bajo el mismo techo no quiere decir que no podamos ser de estímulo los unos a los otros. 

Muestra que tienes interés genuino en las personas y que deseas ayudarles a que este tiempo difícil les sea más llevadero. Piensa sobre todo en las personas mayores, tus abuelos, sobre todo los que viven solos.

Orar por ellos pidiendo la protección de Dios y salud. Compárteles cómo sientes que Dios te ayuda a enfrentar la incertidumbre que vivimos. Comparte también lo que aprendes sobre la fe, durante tus tiempos de oración y de estudio de formación.

Artículo anterior

Tierra de todos, tierra de Paz

Siguiente artículo

Santidad es mantener el corazón limpio de todo lo que mancha el amor