DiócesisPanamá

Capturando la esencia de Panamá y nuestra fe

Es un grandioso mural de 10 metros de largo por 8 de alto, dividi-do en 153 lienzos el cual tiene un título sugerente “Los jóvenes valientes no temen a navegar contra corriente”.
Dicha labor es trabajada con todo el amor porque su misión es que sea vista por los miles de jóvenes que asistirán de diferentes partes del mundo, especialmente para la Santa Misa durante la Jornada Mundial de Juventud y que se celebrará en el parque San Juan Pablo II, ubicado en Metropark, cerca de las inmediaciones del corredor Sur. El pintor y escultor Iván Delgado realiza este trabajo junto a unos 50 alumnos a quienes les enseña artes plásticas, quienes le acompañan en esta misión de pintar el mural, en el cual se han sumergido desde hace dos meses y medio.
Entre los detalles que nos destaca el profesor Delgado a través de este método visual de evangelización, es a Jesús que representa la luz del mundo, y está con los brazos abiertos llamándonos hacia Él; también aparece María, la madre que está detrás de todo esto; la barca que representa la Iglesia, y cinco jóvenes que simbolizan a los continentes y a los grupos culturales que hay en nuestra tierra istmeña. También se muestra el mar lleno de peces que hace alusión al significado del nombre Panamá, que en la lengua de nuestros pobladores originarios, significa entre sus muchas definiciones: abundancia de peces.
Para trabajar el mural, explicó Delgado que se está usando la técnica en acrílico con los mejores materiales referentes a estas pinturas como para el lienzo.
Destacó que al ser el acrílico un pigmento sintético que seca rápido, se deja manejar bien y es muy resistente a la intemperie.
Pero no todo fue fácil. Fue precisamente la rapidez del secado lo que significó un reto ya que sus pupilas tenían grados de conocimiento diferentes, donde algunas estaban en etapas avanzadas, mientras que otras, estaban en fases incipientes. “Les fue difícil entrar de golpe en este mundo del color y con esta técnica que exige rapidez, pero sobre la marcha hemos ido aprendiendo y ahorita todos están dando la talla”, afirmó.
Sobre dónde han sacado la fuerza y el ánimo para realizar este traba-jo, el profesor Delgado parafraseó la sabia cita, “Dios le da a sus más grandes guerreros sus más grandes batallas”, reconociendo que ha sido un trabajo titánico; sin embargo, a pesar de las largas horas empeñadas, el trabajo en equipo ha sido fundamental y que en el taller, lo que ha sobrado es la unión.
“Sabemos que es una causa común y es una causa que es para Dios y a Él no se le pone medidas ni condiciones”, puntualizó.

Artículo anterior

Hazte voluntario con tu oración

Siguiente artículo

La “T” de “tinaquero” y la inmensa “C” de corazón