CatequesisEspiritualidad

Catequesis, caridad y testimonio

Comisión Arquidiocesana de Catequesis 

Nuestra responsabilidad del uno para otro es una lección aprendida durante esta crisis. La caridad como actitud humana fundamental es una parte esencial de nuestro ser humano. Escuchar el clamor de los pobres se hace carne en nosotros cuando se nos estremecen las entrañas ante el dolor ajeno. La catequesis se relaciona a la caridad, haciendo evidente la unidad profunda de la vida nueva que brota del profundizar en el amor de Jesús.

Catequesis, caridad y testimonio son inseparables: mientras que la catequesis, haciendo eco del Evangelio, da forma a la caridad, la acción caritativa es una parte integral del anuncio catequístico. 

La caridad no es solo un signo de la acogida del Evangelio, sino también una forma privilegiada de acceder al Evangelio: «El que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios», (1 Jn 4,7). 

Miremos como los expresa San Francisco de Asís, cuando uno de sus seguidores le insistía para que le enseñara a predicar, le respondió de esta manera: «Hermano, cuando visitamos a los enfermos, ayudamos a los niños y damos comida a los pobres ya estamos predicando». 

La catequesis introduce a la vida cristiana en un proceso de crecimiento y de integración de todas las dimensiones de la persona, en un camino comunitario de escucha y de respuesta a Dios. Jesús mismo se retiraba para rezar al Padre e inmediatamente salía al encuentro de los hambrientos y sedientos de Dios, para sanarlos y salvarlos.  

Artículo anterior

Es necesario un espíritu creativo para sanar el mundo

Siguiente artículo

Constructores de paz