CatequesisEspiritualidad

Catequesis y promoción humana

Iniciar el compromiso social cristiano para la promoción humana, está en el corazón de la misión del Catequista.  No se trata de proponer grandes sacrificios, se trata de profundizar en el sentido humano y cristiano de acciones pequeñas, que se hacen hábitos, y van transformando a la persona y su entorno.  Un ejemplo es la catequesis del Papa Francisco acerca del “Gracias y Permiso”.  Al comprender el sentido humano de estos actos, las personas van dando pasos pequeños, que se vuelven hábitos y que son parte de su iniciación a la vida en Cristo.

Los Catequistas necesitamos actualizar continuamente nuestra formación para desarrollar habilidades y destrezas que usaremos en las diversas situaciones sociales que encontraremos en nuestros encuentros catequísticos. Aquí les comparto algunos temas y recursos que pueden ser parte de nuestra lectura diaria, o de un compartir en el equipo de catequistas.

Primero les propongo comentar entre ustedes, de qué manera la sociedad se ha transformado, por el efecto de la velocidad sobre-acelerada con que hacemos todo, y compartan ejemplos concretos.  En segundo lugar observen y comenten la “repetición mecánica” de acciones que realizamos a diario y qué efecto tienen en la vida de Fe en nuestras comunidades. En relación a esto podrían leer numerales de la encíclica “Laudato Si”  en la que encontrarán citas bíblicas y de otros documentos.

Pero no sólo conocimiento es lo que necesitamos actualizar, también destrezas sociales que nos aseguren la pertenencia al contexto eclesial que compartimos con nuestros interlocutores. Un modo sencillo de hacerlo es que el equipo de catequistas colabore en la organización de las “Acciones significativas” del plan pastoral de la parroquia, esto requiere practicar mucha empatía, actitud de servicio, aprendizaje colaborativo, oportunidades para la creatividad y  compartir con nuestras comunidades. 

Artículo anterior

La oración es el espacio y camino para el encuentro con Jesús

Siguiente artículo

Pedro y Juan ante el Sanedrín