CatequesisEspiritualidad

Catequesis social incisiva (II parte)

Toda catequesis debe manifestar la dimensión social de la revelación divina contenida en la Escritura y en la Tradición para formar discípulos misioneros de Jesucristo reconocibles como “cristianos liberadores” (EN 38), sin que se confunda con actitudes tácticas ni con el servicio a un sistema político.

Al leer el Nuevo Testamento con amor al pobre y sufriente, se encuentra mucho contenido social.

Jesús nace carente en un establo, crece en un lugar sin fama ninguna.  Impide que le aparten los pequeños y los necesitados. Jesús despierta conciencia de las realidades económicas, particularmente las necesidades de los pobres. Jesús se preocupa de lo político. Acata las leyes de Israel pero las perfecciona. Proclama felices a los pobres, pacientes y sufridos, y a quienes en su favor buscan la justicia aunque sufran persecución, compadecen, mantienen intenciones puras y trabajan por la paz.

Como catequistas hemos escuchado en algún momento que el bien común es el marco para la convivencia pacífica. Sin embargo, en Aparecida, nuestros obispos expanden el horizonte de este marco y nos han hablado de la Vida Plena en Cristo para todos. “La base de toda justicia social es el respeto de la dignidad inviolable del hombre que nos ha sido confiada por el Creador. De la dignidad humana se derivan directamente derechos humanos que no puede abolir o cambiar ningún Estado. Una sociedad no se perfecciona mediante leyes, sino mediante el amor al prójimo” (Youcat 329).

Contemplar estos rasgos de la enseñanza de Jesucristo en las sagradas escrituras y profundizarlas, permitirán al catequista formar la conciencia y servir en el proceso de iniciación cristiana de sus interlocutores. Esta interacción  es el camino que ayuda a reconocer los problemas sin perder la esperanza, acompañar en el discernimiento apoyado en el Evangelio y proponer alguna acción.  Nuestro lenguaje, al hablar desde un enfoque social, ha de ser más bien bíblico y popular y acudir a la expresión no sólo verbal, sino también audiovisual e informática, según las situaciones en las que se desenvuelven nuestros interlocutores. Un recurso a disposición es el Youcat, puede ser descargado en esta dirección: http://pedropoveda.es/YoucatBN.pdf

Artículo anterior

En familia aprendemos a amar a la Patria

Siguiente artículo

Un pueblo liberado para caminar