DavidDiócesis

Cierra proceso diocesano de Beatificación

Después de tres años de haberse abierto la Causa de Beatificación y Canonización, del Siervo de Dios, padre Moisés González Crespo, de la Orden de San Agustín (OSA), el pasado 18 de diciembre se realizó en la Iglesia San José de Tolé, el acto de cierre del proceso diocesano con la celebración de la Eucaristía presidida por el Cardenal José Luis Lacunza Maestrojuan, Obispo de David.

Como postulador de la causa estuvo presente Fr. Josef Sciberras, OSA; mientras que el Tribunal Diocesano fue presidido por el Obispo de la Diócesis de David, Cardenal José Luis Lacunza Maestrojuan. También estuvo presente el Presidente Delegado, padre Juan Solís; en calidad de Promotor de Justicia, padre Moisés Gaitán; y los Notarios Elsy Urieta y Rigoberto Pitti.

Acompañaron, además, los hermanos de la Orden agustiniana, así como numerosos fieles de la parroquia y de otras partes del país, en su mayoría campesinos e indígenas.

Durante la ceremonia, el Postulador de la causa invitó a los presentes a permanecer en oración, para que el proceso que continuará en Roma pueda tener la consistencia necesaria y así en un futuro no muy lejano, la Iglesia panameña pueda tener un beato y por qué no, un santo en los altares.

El cardenal Lacunza subrayó que esta primera etapa representa el esfuerzo humano por reconocer las virtudes del padre Moisés. Advirtió que lo que queda pendiente depende más de Dios pues implica identificar aquellos dones sobrehumanos recibidos y puestos al servicio de la gente.

Durante esta primera etapa se entrevistaron a setenta y cinco personas en Panamá y España, Fueron más de mil páginas entre escritos, testimonios y documentos que dan fe de la vida del padre Moisés. Las entrevistas se realizaron entre el 2015 y 2018 en las localidades de Tolé, David, Chitré y Panamá; mientras que en España se realizaron en Madrid y Málaga, lugares donde vivió su infancia y juventud el padre Moisés.

La ceremonia consistió en el juramento y firmas de los responsables por el proceso en la República de Panamá, así como el cierre de las cajas con documentos con sello y firma del obispo de David. Estas actas serán enviadas a Roma y entrega-das a la Congregación para la Causa de los Santos.

Entrega y servicio

En 1973, el padre Moisés venido de León, España, se adentró en las montañas de Panamá, específicamente en lo que hoy es la Comarca Ngäbe Buglé, donde fue misione-ro en dos períodos alternando con un trabajo pastoral realizado en la diócesis de Chitré. Además de su labor misionera en Llano Ñopo, fue profesor de religión en el primer ciclo de Chichica. Finalmente un 18 de diciembre de 1980, fue arrastrado mortalmente por las corrientes del río Tabasará mientras se dirigía a Llano Ñopo en la Comarca Nägbe-Buglé. Los que conocieron al padre Moisés lo recuerdan como un hombre de oración, entregado por completo a la gente, especial-mente a los más pobres. Ese celo apostólico por las almas más necesitadas fue lo que le empujó a arriesgarse aquél día en que tenía programado celebrar la Navidad entre sus hermanos indígenas.

Artículo anterior

¿Por fin llega la Navidad?

Siguiente artículo

Saber mirar el pesebre sana el alma