DiócesisSantiago

Compartieron juntos como hermanos

La Comunidad Paulina de Expansión que comprende los programas Eje, Escoge, Encuentro de Niños en el Espíritu y Encuentro de Pre Adolescentes en el Espíritu, realizó por segunda vez un campamento para conmemorar la Jornada Mundial de los Pobres.

La actividad se desarrolló bajo el tema “Este pobre gritó y el Señor lo escuchó”, y contó con la participación de alrededor de 250 familias de distintas comunidades aledañas que se dieron cita en el Centro Misionero Virgen de Guadalupe en el Bale de Cañazas.

El evento inició con la Santa Misa, presidida por el padre Higuinio Rodríguez, uno de los encargados de dicho evento; y finalizada la eucaristía el Señor Rafael Alvarado coodinador de la comunidad Paulina de Expansión dio las palabras de bienvenida a los presentes, y agradeció a las hermanas religiosas y al padre Nicasio Miranda por permitir que se hiciera realidad el poder compartir con todos ellos.

En la jornada inicial se trabajaron grupos separados de adultos, jóvenes y niños con el apoyo de miembros de la comunidad Paulina de Expansión que estuvieron encargados de formar y dirigir.

Los adultos analizaron el tema la familia y la importancia de estar unidos, y cómo atender las dificultades entre padres e hijos.

Los jóvenes tuvieron momentos de oración, dinámicas y compartieron sobre el amor y la búsqueda. En conclusión aportaron que no se debe andar en el mundo mendigando amor, que el único y verdadero amor que se debe buscar es el amor de Dios.

Los niños compartieron sobre Dios y realizaron dinámicas, juegos, dibujaron, pintaron y tuvieron una fiestecita.

La misa de clausura fue presidida por el padre Nicasio Miranda, que habló sobre la necesidad de contar con un centro de salud para las personas que acuden con enfermedades al centro misionero.

“En este encuentro se dio la unión de ser hermanos en Cristo en la feligresía de este centro misionero; oramos a Dios que permita seguir conviviendo y compartiendo experiencias como esta”, concluyó el padre Higuinio.

Artículo anterior

El guerrillero que se confesó

Siguiente artículo

Acción significativa: Orar en comunidad por nuestro país