Acción sugeridaActualidad

Demostrar valentía en todo momento

La Iglesia ha insistido a lo largo de este tiempo que despertemos de la muerte del pesimismo. El miedo paraliza, y la fe te levanta.

Se entiende que el país y el mundo viven momentos nunca antes vistos, muy difíciles de manejar a veces, que a muchos deben tener en el borde de la silla.

El Señor, a lo largo de estos días y a través de su Palabra y la Igleisa nos ha estado mandando un mensaje constante: ten fe, ten confianza, a pesar de los nubarrones, no temas.

Como bautizados tenemos la importante misión de difundir ese mensaje en todos nuestros ambientes. Nos toca cconstruir a nuestro alrededor una atmósfera de serenidad y calma, a pesar de las malas noticias y las malas noticias que a cada segundo nos llegan.

Es raro experimentar semejante inquietud al mismo tiempo en el mundo entero. Que tanta gente alrededor del planeta estén sufriendo la misma incertidumbre, parece sacado de una película. Sin embargo, como cristianos que trabajamos ya sea dentro o fuera del espacio de atención médica, este es un momento en el que nuestra respuesta podría distinguirnos como personas que practican lo que alguna vez fue llamado por los primeros paganos una religión de amor y de valientes.

Es incongruente que en nuestras comunidades existan personas llenas pesimismo y un mensaje permanentemente oscuro. Por supuesto no hay que juzgarlas ni desecharlas. Por el contrario, debemos acogerlas y ayudarles a salir de su desesperación.

Eso solo se logra con una legítima calma, que solo la da la fe, producto de la oración constante, y un abandono esperanzado a las manos de Dios.

No permitamos que el contexto oscurezca nuestro texto. Sigamos adelante.

¡Ánimo!

Artículo anterior

Coronavirus: una llamada mundial a la humildad

Siguiente artículo

SANTIDAD, AUDACIA Y FERVOR