DiócesisPrelatura de Bocas del Toro

Desafíos en misión bocatoreña

El trabajo pastoral de la Iglesia, nos lleva muchas veces a evangelizar atravesando grandes desafíos como los que viven los sacerdotes, religiosos y laicos comprometidos en la Prelatura de Bocas del Toro. Comunidades como San José de Loma Partida, no cuentan con muchas familias católicas, por lo que en su labor evangelizadora realizan misiones que culminan con la celebración de la Eucaristía.

San José de Loma Partida, pertenece a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, allí llega el padre Alberto quien es el párroco de esa comunidad y junto a las familias y los niños de la escuela cercana, celebran la misa cada quince días.

Como párroco y capitán de la lancha de la parroquia, el Padre Alberto en cada encuentro invita a los feligreses para que lo acompañen y así conozcan que la misión no es solamente un llamado para los sacerdotes, sino, también para todos los que fueron bautizados en Cristo. “Para construir el reino de Dios en este mundo todos debemos ir a evangelizar”, subraya el presbítero a los fieles.

Actualmente los misioneros programan encuentros para prepararlos para la llegada de los peregrinos que asistirán a la Jornada Mundial de la Juventud y que provienen de diversos países, y que a través de este evento, se propague más el fuego de la evangelización en las zonas de misión.

Artículo anterior

Antorchas de la fe en tierras de misión

Siguiente artículo

Se construye un sueño de 27 comunidades parroquiales