Diócesis

Diócesis de Penonomé: una Iglesia solidaria y segura

Acción diocesana 

Solidaridad. Las parroquias están en capacidad de recibir y distribuir donaciones en especie para hacerlas llegar a los que más lo necesitan. 

Celebraciones. La Iglesia mantiene viva la fe de la feligresía, a través de las plataformas digitales y radio en algunas parroquias. 

Apertura. Los templos abrirán plenamente cuando estén listos para recibir la feligresía, cumpliendo por ahora están en proceso de adecuación sanitaria.

Betzaida Toulier U.

La realidad pastoral y social en la diócesis de Penonomé, es parecida a las situaciones que se viven en las diócesis hermanas. No ha dejado de atender pastoralmente a sus fieles, y tampoco se ha quedado con los brazos cruzados ante tantas familias que pasan necesidades. 

El Obispo de esta diócesis, Monseñor Edgardo Cedeño, dijo que, en cuanto a lo pastoral, se continúa acompañando a las comunidades a través de las plataformas digitales y radio en algunas parroquias. 

“Lo que se refiere a funerales y visitas a los enfermos se han mantenido bajo las disposiciones y protocolos de sanidad”, aclaró. Respecto al aspecto social, Monseñor Cedeño dijo que se ha apoyado en la distribución de alimentos y bonos a familias, a través de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz. 

Iglesia solidaria

Como iglesia solidaria también ha acompañado la situación de varias comunidades en situación de riesgo por deslaves, en la carretera a la comunidad de Santa Marta, Chiguirí Centro y comunidades vecinas. 

Con relación a la situación económica dijo que Coclé, por ser una región de tránsito, se ve muy afectada en todas las formas, agricultura, turismo, comercio al por mayor y detal. “Muchas obras de construcción detenidas y por lo que podemos ver, muchas familias dependiendo de bolsas y el bono solidario” explicó.

Pero como dice Monseñor Cedeño, no han faltado manos caritativas con los que menos pueden y tienen en este momento, y el centro Cristo Sembrador, se ha destinado como lugar de acopio donde las Hermanas MARILAM reciben la ayuda para varias familias, que por algunos motivos no les ha llegado la ayuda gubernamental.

Considera que entre los más afectados están los adultos mayores, que se mantienen en sus casas. También los jóvenes que trabajan en distintas empresas, y hoy están cerradas, con esperanza de ser contratados nuevamente.

Toda ayuda en este momento es bienvenida, expresó Monseñor Cedeño, pues la colaboración económica hará posible continuar desarrollando tanto las actividades pastorales como de ayuda solidaria. “Nuestra cuenta corriente es: Banco Nacional, N° 010000153582, Diócesis de Penonomé”.

Apertura de los templos

El obispo de la Diócesis de Penonomé reiteró que se está en una etapa pedagógica, donde todos están mentalizados con un nuevo comportamiento en los templos. 

“Cada parroquia con su equipo de salud están adecuando los templos, para un mejor servicio físico y espiritual ‘’, explicó Monseñor Cedeño. “Se han establecido normas y protocolos de salubridad”, agregó.  

Informó además que en esta etapa estan equipando los templos y centros en forma escalonada por Vicarias, y se está a la espera de recibir la autorización de Ministerio de Salud. 

Monseñor Cedeño pidió paciencia a la feligresía, pues se quiere hacer las cosas bien, siguiendo las normativas de la Conferencia Episcopal Panameña y el Ministerio de Salud.

Finalizó haciendo el llamado a coclesanos a quedarse en casa, y participar de las Eucaristías que se transmiten por diferentes plataformas digitales, hasta que se abran los templos plenamente.  

Artículo anterior

SANTIDAD, AUDACIA Y FERVOR

Siguiente artículo

Celebrando Laudato Si enfocados en la familia humana