Actualidad

Ejemplo de amor y entrega

Siempre vestida de blanco y con la camándula en la mano, llega a la parroquia de Santa Ana y aunque sus pasos son silenciosos, la alegría de los niños delata su presencia, llegó la abuelita – dicen-, los feligreses la saludan con mucho respeto, ella a todos les responde con una amplia sonrisa.

Estas muestras no son producto del azar, Juana Rentería es una de las laicas comprometidas con más años en este lugar de culto, son casi siete décadas de su vida las que se ha donado acompañando en su labor a los párrocos en Santa Ana, por eso ellos, al igual que los fieles, le piden siempre la bendición, tal como se la piden a su madre. Bajo las paredes de esta Iglesia consagrada en 1764, fue creciendo su devoción mariana, formando parte desde sus inicios de la Legión de María. En esta organización comenzó a evangelizar a través del santo Rosario. También participó en la Pastoral de Salud y fue ministra de Comunión, nombrada por Monseñor Marcos Gregorio McGrath. Además ayudó a fundar la capilla San Antonio de Barraza, lugar donde reside.

Entre los sacerdotes con los que tuvo la oportunidad de trabajar como laica com-prometida está Monseñor Carlos Ambrosio Lewis, P. Edgar Flores, P. Justino Carrasquilla, P. Melitón Mudarra y actualmente con el P. Luis Núñez.

Su entrega le valió un reconocimiento especial y es que en las aulas parroquiales lleva su nombre, siendo el Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Domingo Ulloa quien bendijo el salón y le acompañó en la develación de la placa con su nombre.

Sus hijos, nietos y biznietos han seguido su ejemplo y también participan activa-mente en las actividades de la Iglesia. Uno de sus nietos, Miguel Villarreal comenta que entre las virtudes que ha admirado siempre de su abuela es el no quejarse nunca, pensar siempre en el prójimo, y el tener una vida entregada a Dios por medio de la oración y de gran devoción a la Virgen.

Artículo anterior

Con martillo y clavo, aseguró que la JMJ es una obra de Dios

Siguiente artículo

La invasión marcó la historia de los panameños