DavidDiócesis

El caminar del pastor desde la comunidad

El Clero diocesano de David se reencontró una vez más durante su retiro anual, que en esta ocasión fue en el Centro Franciscano de Boquete, con el acompañamiento de la Hermana Rosmery Castañeda M., Dominica de la Presentación, quien a través de la Espiritualidad Bíblica les animó a descubrir el caminar del pastor en la comunidad y con la comunidad.

En esta actividad —que se realizó del 12 al 16 de agosto— la Hermana Castañeda afirmó que el Retiro siempre debe ser disfrute de la Palabra en el Ser-Quehacer del Pastor. “Toda Espiritualidad está fundada en la Palabra. Si somos conocedores de esta Palabra, somos espirituales”, explicó.

A través de diversos personajes de la Historia Bíblica de la Salvación —tanto del Antiguo como el Nuevo Testamento— los participantes en el Retiro del Clero fueron redescubriendo que la Espiritualidad Cristiana brota de la Palabra, y por eso los invitaron a entrar en el retiro con sentido de búsqueda.

“Muchas veces hemos perdido el sentido de la alegría, de la fiesta y la identidad. Hay que detenerse en los detalles hasta encontrarla. Su propuesta inicial basada en Lucas 15,8 fue barrer todo nuestro interior”, comentó Castañeda.

Durante el Retiro sobresalieron personajes del Antiguo Testamento como Elías, a quien denominó “Pastor nuestro y nos enseña a ir más abajo y a ser obedientes”; Moisés, que enseña a formar al Pastor y al Pueblo; Jonás, quien nos lleva a ir más lejos; Rut, que nos enseña a optar por Dios, a estar más cerca.

También Jacob, que nos lleva a estar más adentro y a descubrir cómo nació Israel, como una flor de loto en agua estancada. El Patriarca José, que nos lleva a fortalece la experiencia de Hogar y de hermandad.

En el Nuevo Testamento apreciaron la experiencia de Jesús con personajes como la Novia que limpia la casa hasta encontrar la moneda perdida (Lc 15,8); el joven que resucita (Lc 7,14); María, mujer hebrea que tiene palabra propia, es el oído y resonancia de Dios.

La Oración Sacerdotal de Jesús (Jn 17); la comunidad eucarística que es la comunidad del Maestro (Jn 21); Pablo que alienta a recordar que la Palabra de Cristo habita en nosotros (Col 3,18) y al final a ser una Iglesia con propuesta samaritana (Lc 10,29).

El Retiro del Clero concluyó en la Capilla de la Natividad con la Misa presidida por Monseñor José Luis Cardenal Lacunza M.O.A.R. quien invitó a todos los Sacerdotes a ser fieles a la promesa emitida el día de la Ordenación Sacerdotal, a quien nos ha ganado en el tiempo y en la calidad de respuesta.

Apoyado en la Carta del Papa Francisco a todos los Sacerdotes en el día del Santo Patrono de los mismos, San Juan María Vianney, el Cardenal Lacunza compartió que desde el ser obispo como hermano mayor y padre, se dirige el Papa con cariño y aprecio a todos los sacerdotes para animarles, agradecerles en nombre del santo pueblo fiel de Dios, y a renovar las palabras que el Señor pronunció con tanta ternura el día de su ordenación y que constituyen la fuente de la alegría, “ya no los llamo siervos, yo los llamo amigos (Jn 15,15)”, comentó.

“No se puede hablar de gratitud y ánimo sin contemplar a María; ella, la del corazón traspasado, nos enseña la alabanza capaz de abrir la mirada al futuro y devolver la esperanza al presente. Toda su vida quedó condensada en su canto de alabanza (Lc 1,46b-55) que también somos invitados a entonar como promesa de plenitud”, puntualizó el Cardenal Lacunza.

Artículo anterior

Una mirada de fe en la educación

Siguiente artículo

Preparan itinerario para tiento juvenil