Actualidadreportaje

El coronavirus (COVID-19) está entre nosotros

El coronavirus (COVID-19) llegó a Panamá y rápidamente se convirtió en una transmisión comunitaria que según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) establece el reporte de contagiados que no tienen ningún vínculo de viajes. Dándose la mayor acumulaciónde casos confirmados en región Metropolitana y Panamá Oeste. 

Panamá no escapa de los esfuerzos que se hacen para enfrentar la pandemia del COVID-19 ya incluso se han sostenido reuniones virtuales entre las autoridades panameñas y científicos de Estados Unidos, China y Europa. 

En esa línea, explica el infectólogo Xavier Sáez Llorens ya hay indicios de medicamentos que son potencialmente eficaces, de esos, dos están en Panamá y está siendo administrado a pacientes hospitalizados. 

También se han iniciado ensayos con vacunas en varias partes del mundo, sin embargo esta fase tomará por lo menos un año, ya que primero se realizan pruebas de seguridad en humanos que pue- den tomar de dos a tres meses y después ensayos de eficacia lo que tarda por lo menos 9 meses. 

Localmente también se dan pasos vitales para combatir el coronavirus de la mano de los científicos del Instituto Conmemorativo.

Gorgas que han logrado secuenciar el genoma del virus, los primeros de Centroamérica y terceros de la región en conseguirlo. Esto permitirá trazar la procedencia del virus de diferentes áreas, estudiar los conglomerados y saber la posibilidad de mutaciones, como va evolucionar el COVID-19 en nuestros país. 

“Ese dato es vital para valorar si las cepas que van a circular en Panamá van a ser prevenidas con las vacunas que se están elaborando”, destacó Sáez Llorens. 

Rangos de edad 

El virus que puede manifestarse a cualquier edad tiene en nuestro país el mayor número de casos en personas menores de 39 años, una población en edad productiva “que se puede movilizar de un lado a otro” y se convierten en esa fuente de transmisión del virus. Mientras que los pacientes hospitalizados y en cuidados intensivos oscilan entre los 40 y 60 años de edad man- teniendo como características en común patologías crónicas que se complican con el contagio. 

La jefa de epidemiología del Ministerio de Salud, Lourdes More- no, advierte que estos pacientes presentan otras enfermedades como, hipertensión, asma, diabetes e insuficiencia renal. Es por ello la importancia de prevenir y cuidar a este sector de la población que se muestran más vunerables a complicaciones con el contagio de COVID-19. 

Herramientas para la atención 

Con el incremento de los casos las autoridades han ido desarrollando alternativas para sumarlas a las herramientas para ampliar las oportunidades de detectar el mayor número de casos positivos sin tener que descuidar la atención de aquellos pacientes con pade- cimientos crónicos que requieren tratamientos y seguimiento. Y aunque inicialmente la línea 169 tuvo sus tropiezos y críticas que fueron reconocidas por la propia ministra de Salud, Rosario Turner, con el pasar de los días fueron disminuyendo las llamadas falsas permitiendo canalizar con mayor efectividad la atención. 

Ahora no solo se cuenta con la línea telefónica 169 para la aten- ción de personas con síntomas o riesgo de coronavirus, también están la 133 para denunciar el in- cumplimiento de las medidas sa- nitarias. 

La Caja de Seguro Social también habilitó la línea 199 para consultas sobre medicamentos y tratamientos de sus asegurados y que será la herramienta de comunicación para darle vida al convenio firmado con una empresa de entrega a domicilio que llevará los medicamentos a los pacientes mayores de 65 años y con enfermedades crónicas hasta sus casas y así evitar que tengan que acudir a sus instalaciones de salud y farmacias. 

Enrique Lao, director de la Caja de Seguro Social, explicó que e tos asegurados solo tendrán que llamar al 199 para inscribirse y recibir sus medicamentos que serán surtidos por ciclos prolongados. 

Otra herramienta es el consulto- rio virtual “Rosa”. Se trata de una aplicación mediante el cual las personas podrán acceder a un con- sultorio virtual para atender casos sospechosos de Coronavirus en el país. Esta asistencia virtual podrá atender a 20 mil personas al día y al ingresar la aplicación hace una serie de preguntas para determi- nar el paso a seguir. 

Medidas de prevención y contención 

Con el estado de emergencia sanitario las autoridades de salud han adoptado medidas mediante decretos que van desde la suspensión de las clases, celebraciones que acumulen a más de 50 personas, actividades bailables, conciertos, cierres de establecimientos y limitaciones para otros, con la finalidad de evitar las aglomeraciones y motivando a las personas a quedarse en su caso si no es estrictamente necesario salir. 

Medidas que en su mayoría estarán vigentes por lo menos hasta el próximo 7 de abril, aunque esa fecha es prorrogable. 

La ministra de Salud, Rosario Turnen, quien lidera esta comisión de alto nivel, ha sido clara y responsable al señalar que las de- cisiones del gobierno no pueden responder en medida del pánico, sino en base al comportamiento epidemiológico del virus en nuestro país. 

Sin embargo, la recomendación más importante sigue siendo el lavado de manos, el cuidado al toser o estornudar y quedarse en casa. 

Alternativas para amortiguar las consecuencias económicas 

Las opciones han sido puestas sobre la mesa por la Superintendencia de Bancos que asegura que la banca panameña cuenta con suficiente capital y liquidez, van desde modificar los préstamos personales y comerciales, revisar las tasas de intereses y plazos, cada una de estas negociaciones directamente entre el deudor y su banco que se manejara de acuerdo a sus políticas. 

Con una banca con suficiente capital y liquidez, las modificaciones incluyen a la banca personal y comercial para que se pueda revisar las tasas de intereses y sus plazos. Las negociaciones se harán directamente con cada deudor que esté afectado por una baja de ingresos o cierre de empresas por los efectos de la COVID-19. 

Amauri Castillo, superintendente de Bancos de Panamá, dijo que como Panamá no tiene banca central, lo único que se puede hacer es coordinar con los bancos y apelar a su solidaridad para que, de común acuerdo, flexibilicen las medidas. 

La Caja de Ahorros anunció un aplazamiento de pago por 90 días en capital, intereses y el Fondo Especial de Compensación de Inte- reses (FECI) a los más de 60 mil créditos, hipotecas y préstamos personales cuyo pagos se realiza bajo la modalidad de pago voluntario (ventanilla – banca en línea). 

Mientras que el viceministro de Finanzas, Jorge Almengor, adelantó que se pospone la presentación de las declaraciones de renta hasta finales de mayo, y que se realizarán arreglos de pago de los tributos hasta el 31 de diciembre. También informó que se está buscando las vías para mantener a flote las pequeñas y medianas empresas que tienen flujo de caja limitado. 

El Ministerio de Economía y Finanzas ha asignado al Ministerio de Salud B/.9 millones; a otros ministerios o direcciones, B/.1.3 millones para programas destinados a combatir el nuevo coronavirus. Se autorizó hasta B/.50 millones para compras relacionadas con productos para la salud y B/.20 millones para comprar carne a productores nacionales para así garantizar el abastecimiento de alimentos. 

Artículo anterior

Estamos en tiempo de Cuaresma, no perdamos la fe y la esperanza

Siguiente artículo

La misericordia sigue con sus brazos abiertos