Actualidadreportaje

El día que la juventud panameña cambió el rumbo de la historia

“Defiéndala con su vida”, esa fue la única condición que el rector del Instituto Nacional en 1964, Didimo Ríos, puso para entregar a un grupo de aguiluchos la bandera que permanecía en la rectoría. 

Una bandera con más de 40 años de historia para ese entonces, sedosa, con flecos dorados y que en el centro tenía bordado el escudo nacional.

El 9 de enero de 1964 y sus acontecimientos llenos de patriotismo y nacionalismo desencadenados por la ofensa y el incumplimiento de los zonians, para izar el emblema nacional junto a la bandera estadounidense en 17 sitios públicos de la antigua zona del canal, marcó sin duda alguna la historia de Panamá hacia un país soberano.

“Ese gesto no se compra… cuando yo vi ese coraje de esos muchachos y muchachas del Instituto Nacional, yo tenía que estar ahí”, recuerda Emelio Gastelú, aquel fotógrafo que captó con su cámara la valentía de los institutores saltando la cerca para ver izada nuestra bandera. Fotografía que recorrió el mundo, pero que solo conserva en sus recuerdos. Hoy, don Emelio tiene 88 años y con dificultad para caminar y un poco ciego de un ojo nos dice que su computadora mental aún funciona y recuerda varios escenarios que se dieron esa tarde en la ciudad de Panamá y que se replicaron en Colón.

Casi que tirado en el suelo pudo captar el momento que aún relata con el sufrimiento que conlleva recordar como los institutores y muchachos del barrio, que se defendían con piedras y palos, caían heridos por las balas “no eran balas para matar patos, eran balas que disparaban los veteranos del ejercito norteamericano”.

Pero lo que más recuerda este peruano, que llegó a Panamá de paso sin saber que su destino sería formar parte de la historia de un país en el que además formó su familia, es el olvido de la verdad de los hechos y las causas que lo desencadenaron. 

En eso coincide Ramiro Vásquez Chambonet, para ese entonces universitario y dirigente de la Federación de Estudiantes de Panamá, herido de bala, entrada la noche del 9 enero e 1964 cuando acude junto a César Arosemena y Floyd Britton al área límite con la zona del canal, muy cerca a la hoy Asamblea Nacional.

Artículo anterior

Epifanía y envío misionero

Siguiente artículo

Asumir las crisis nos permite madurar