ChitréDiócesis

El pueblo de Dios se postró ante el Santísimo Sacramento

Con un aforo limitado y guardando las medidas de seguridad, se celebró la solemnidad del Corpus Christi en el templo San Atanasio de la Villa de Los Santos.

Betzaida Toulier U.

Misa y procesión del Corpus Christi, representación de danzas. La pandemia no impidió que se celebrara, el jueves después de la Solemnidad de la Santísima Trinidad, en el templo de San Atanasio de La Villa de Los Santos, presidida por el Obispo de la Diócesis de Chitré, Rafael Valdivieso Miranda.

La fecha litúrgica de esta solemnidad en el calendario romano, este año fue el pasado jueves 3 de junio, pero en muchas parroquias del país se celebra este domingo 6 de junio, para permitir una mayor participación de los fieles.

Fue un acontecimiento de comunión y expresión de fe que vivió el pueblo de Dios,  guardando todas la medidas de bioseguridad y respetándose el aforo. Estaban presentes las autoridades civiles del distrito y el corregimiento de La Villa de Los Santos.

Una representación de cada una de las danzas entró al templo con el debido respeto y profunda veneración al Santísimo Sacramento, como es tradicional.

Celebración de la Misa

La celebración eucarística inició con la procesión de entrada. En su homilía, Monseñor Valdivieso Miranda explicó los orígenes y el significado de esta celebración litúrgica que conmemora la Última Cena de Jesucristo, durante la noche del Jueves Santo, fuente de amor para la vida de la Iglesia.

Dijo que ese amor redentor es la fuerza que debe animarnos ante la prueba que muchos experimentan en esta pandemia. “Vivir la Eucaristía, recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo”, es renovar y actualizar en nuestras vidas todo este sacrificio para no quedarnos en el desánimo”, señaló.

Asimismo, el  obispo aprovechó para animar al pueblo de Dios, presente en la Misa y a todos los que seguían la celebración por FETV, a superar las adversidades con la ayuda que el Señor nos da interiormente. ¡Todo es posible con la gracia de Dios”, acotó.

Como es tradición, la Danza de la Montezuma Española se arrodilló ante el altar y cantó unos versos al Santísimo Sacramento, como signo de reverencia y respeto.

Antes de finalizar la Eucaristía, por motivos de bioseguridad, la procesión con el Santísimo no salió a las calles. Llegó hasta el atrio del templo para regresar al altar donde el obispo ofreció la bendición final al pueblo de Dios.

Tradición y cultura

DANZA. Hace reverencia al Santísimo, a la vez que sirvió de catequesis al pueblo colonial.

Las celebraciones del Corpus Christi en La Villa de Los Santos tienen una trascendencia de cultura y tradición, desde los días de la colonia. Hoy es la herencia que al pasar de los años no muere, sino que se mantiene viva y fuerte en el pueblo de La Villa de Los Santos.

Por segundo año consecutivo, no hubo altares ni alfombras de flores para recibir la visita del Santísimo, y las danzas tradicionales, que acompañan esta procesión, salieron del templo finalizada la Eucaristía.

Entre las distintas danzas destaca: la Danza de la Montezuma Española, en la cual se presentan diálogos que cuentan cómo ocurrieron los hechos de la conquista de una forma didáctica que, según algunos estudiosos de la materia, se utilizó para la evangelización, ya que incluyen alabanzas al Santísimo Sacramento del Altar.

Artículo anterior

36 adultos reciben los sacramentos de iniciación cristiana

Siguiente artículo

Monseñor Ulloa pide una "moratoria minera" total y amplio diálogo