Inicio

Monseñor Ulloa pide una «moratoria minera» total y amplio diálogo

En su homilía del Corpus Christi el arzobispo, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, pidió a las autoridades frenar las acciones que pretenden convertir a Panamá en «un país minero», y solicitó que se tomen en cuenta a las poblaciones afectadas y establecer con ellas un verdadero y amplio diálogo.

Redacción

Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, arzobispo de Panamá, asumió como válido el comunicado de las entidades católicas que el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, expresaron su preocupación frente a algunas acciones que amenazan con convertir a Panamá en un “país minero”. 

El arzobispo recordó las palabras del Papa Francisco quien dice que “las exportaciones de algunas materias primas para satisfacer los mercados en el Norte industrializado han producido daños locales, como la contaminación con mercurio en la minería del oro o con dióxido de azufre en la del cobre”. 

«Por eso, nos parece justo atender lo que plantean los grupos católicos al respecto: el abrir un espacio de amplio y auténtico diálogo que involucre a todos los actores y no descarte una moratoria minera total como resultado del proceso», señaló Monseñor Ulloa en su homilía.

Día de la Reconciliación

El arzobispo también habló de la necesidad de recordar al padre Héctor Gallego, desparecido hace 50 años por la entonces Guardia Nacional, y en torno a su figura como primer desaparecido de esta época acoger el dolor de todas las familias que perdieron un ser querido «en dictadura, durante la invasión y en democracia».

Monseñor Ulloa habló de la necesidad de establecer un «Día Nacional de la Reconciliación» y, sin olvidar los procesos que le hagan justicia a todos los desaparecidos, empezar a sanar las heridas que mantienen dividido al país.

El texto completo de la homilía completa de Monseñor Ulloa se puede leer aquí:

Homilía Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo – 6 de junio 2021

 

 

Artículo anterior

El pueblo de Dios se postró ante el Santísimo Sacramento

Siguiente artículo

A 50 años de la primera Cita Eucarística arquidiocesana