ComunidadFamilia

El teletrabajo en casa, un reto diario

Yesibel Bethancourt

Es un hecho. Desde hace varios años, transnacionales que tienen sus «headquarters» en Panamá, han implementado con éxito el trabajo remoto. Sin embargo, apenas el 17 febrero de 2020, el presidente de la República -Laurentino Cortizo- sancionó la Ley 76, que establece y regula la modalidad de teletrabajo en el territorio nacional; en el marco de un acto celebrado en Panamá Pacífico.  

Hoy, el Covid19 nos impone cambios de manera vertiginosa. Sí o sí toca aplicar la resiliencia, te adaptas o desapareces. Así de simple y contundente a la vez. Más allá del impacto de esta pandemia en lo económico, me gustaría referirme al factor humano. 

Plataformas como Zoom y Skype no son nuevas para mí, pero hacer Teletrabajo sin el servicio de la guardería es otra historia. No contar con el apoyo de tu madre -no porque viva en el interior del país, sino porque hace dos años volvió a la Casa del Padre Celestial- complica el asunto.

ORGANÍZATE. La noche anterior, planifica tu día para trabajar en casa.

 

Si estás experimentando lo mismo, me permito compartir algunos consejos que me funcionan:

1- Organízate. La noche anterior, planifica tu día. Descongela las proteínas. Si puedes sazonar, mejor todavía. Anota las tareas en el orden que las desarrollarás. 

2.- Fija un horario. Pensar que se tiene todo el día para realizar las tareas es un error. Si no hay rutina pueden pasar dos cosas: que no se cumpla con las tareas encomendadas o que se acabe trabajando muchas más horas que en la oficina. 

3- Habilitar un espacio. Hay que delimitar muy bien el lugar elegido para trabajar dentro de casa. Lo ideal, es habilitar un espacio y dejar claro, si viven más personas en esa casa, que se respete y se evite interrupciones.

4.-Toma pausas activas. Estás en casa, pero igual establece tiempos para desayunar, merendar y almorzar, y compartir con los demás.

5- Infórmate. Con las fuentes oficiales (OMS/OPS/MINSA), sin embargo, concédete permiso para hablar de otros temas, escuchar música o escribir lo que sientes; y así evitar caer en las garras de la infodemia* (sobreabundancia de información sobre un tema).

Tiempo para orar (relacionada)

Igual de importante es encontrar un momento para orar. Ya sea al despertar, mediodía, antes de dormir o todas las anteriores. Por dicha, la mayoría de las parroquias están utilizando la tecnología para que los fieles podamos seguir las transmisiones en directo, vía Facebook o Instagram “Live”, de las exposiciones del Santísimo Sacramento, Rosarios, Viacrucis y Eucaristías. 

Además, hay grupos que vía WhatsApp comparten el Evangelio del día y la reflexión guiada por sacerdotes. Debemos tener presente que como bien dice Lucas 1:37: “No hay nada imposible para Dios”. Isaías 41:10 también reconforta y llena de esperanza. 

Artículo anterior

¿Justicia o misericordia?

Siguiente artículo

¡Sé solidario!… Alimenta una vida