Actualidad

Encienden velas en memoria de los fallecidos por el VIH en el mundo

La Vigilia Internacional en Memoria de las Víctimas del sida es un programa del Consejo Global de Salud bajo el nombre de International Candlelight AIDS Memorial, que promueve la intervención de comunidades y personas de todo el mundo en actividades relacionadas con la lucha contra el Sida.

Julia González Mojica

Panamá, 16 de mayo de 2021.- Panamá se sumó a la Vigilia Internacional en Memoria de las Víctimas del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y en solidaridad por los que están afectados por este virus.
Residentes de Casa Hogar el Buen Samaritano, obra que ofrece atención integral a pacientes con VIH, participaron de este acto conocido en el mundo como “Candlelight” en el que agradecieron por esta segunda oportunidad de vida y pidieron por los que sufren a causa de este mal.

GUIA ESPIRITUAL. El padre Domingo Escobar es la cabeza y motor de esta obra.

El sacerdote Domingo Escobar, Director de esta obra, recordó que el VIH-SIDA es un tema vigente que requiere el compromiso de todos: gobierno y sociedad para actuar con prontitud en la respuesta a la enfermedad ya que resaltó que, en los últimos cinco años, el mundo no ha cumplido ninguna de las metas de prevención, diagnóstico ni tratamiento establecidas en la Declaración Pública del 2016 sobre el VIH-SIDA.

CONCIENCIA. Con esta luz se busca atraer la atención de una gran mayoría indiferente y fría ante esta realidad.

“Las desigualdades sociales también impactan la enfermedad ya que hay quienes no tienen acceso a los antiretrovirales, a un tratamiento oportuno o a una atención digna. Es necesario que miremos hacia los más vulnerables, ya que hay sectores que están en un abandono en el tema de salud”, destacó.

Casa Hogar El Buen Samaritano es una obra social cristiana que tiene como orientación espiritual la parábola del Buen Samaritano cfr. Evangelio de San Lucas 15, 25ss, y atiende a dos comunidades: la que vive o reside en la Casa Hogar a quienes se les denomina residentes y se les da lo necesario para una vida digna y la comunidad de externos que son personas que tienen VIH, de escasos recursos pero que viven con su familia y a quienes se les apoya en alimentos, medicinas, charlas de formación y otros según sea el caso.

Artículo anterior

Con una Cadena Familiar el MFC celebra el Día Internacional de la Familia

Siguiente artículo

Arzobispo condecora a profesionales de la medicina en el Día del Médico