CulturaVariedad

Gigantes con manos en Panamá

China se está convirtiendo en superpotencia sin violencia ni guerras, lo que marca una diferencia notable con el estilo del “big stick” (gran garrote) del norte. Declaraciones de sus dirigentes insisten en que China seguirá por el camino de la paz.

Los modos cómo viene ascendiendo China en el escenario global son diferentes a los que mantuvo Estados Unidos en una etapa similar, en particular en los primeros años del siglo XX, cuando intervino militarmente en sus zonas aledañas o patio trasero, en particular en el Caribe, México y Centroamérica.

La historia de China es bien diferente a la de las potencias hegemónicas anteriores, Estados Unidos, Inglaterra, Países Bajos y Venecia.

Cambios fundamentales

El país del dragón sufrió invasiones de las potencias coloniales durante el siglo XIX y de Japón en el siglo XX, lo que nos habla de una sociedad que sufrió los embates del colonialismo y el imperialismo. En contraste, desde 1823 cuando la Doctrina Monroe proclamó que América Latina era la esfera de influencia de Estados Unidos, la potencia ascendente realizó 50 intervenciones militares en la región, a mitad de ellas en la primera parte del siglo XX.

El objetivo principal era derrocar gobiernos que Washington consideraba enemigos e impedir que personalidades los partidos contrarios a sus intereses llegaran al poder.

Detalles

  • Algo de historia   China se desarrolló como imperio al interior de su territorio, pero no fue una potencia imperialista y se limitó a defenderse más que a conquistar territorios. Fue un imperio relativamente frágil y con problemas de orden interno, que debió abocarse a resolverlos sin la capacidad de proyectarse hacia el exterior.
  • La misma lógica del capitalismo global Aunque en China no existe aún una oligarquía financiera, como en los países occidentales, que representa el dominio del capital financiero sobre el productivo, se registra una tendencia en esa dirección, toda vez que el capitalismo chino se orienta por la misma lógica que el capitalismo global.
  • La otra cara de la moneda China se ha convertido en una potencia presente en todos los rincones del planeta, en una gran exportadora de capital con poderosos monopolios estatales y privados, orientados por el Estado. El país asiático está forzado a meterse en la guerra comercial, del mismo modo que debe insertarse en el sector financiero global para internacionalizar su moneda.
Artículo anterior

Retraso en el desarrollo del habla o del lenguaje

Siguiente artículo

Cargan cruz peregrina bajo la lluvia