DavidDiócesis

Grupos diocesanos impactan a través de medios digitales

La evangelización se desarrolla, en esta diócesis, utilizando las herramientas que la pandemia ha explotado durante estos meses.

Andricel R. Quijano S.

En el mes de las misiones, el fuego del Espíritu Santo se avivó entre niños, jóvenes y adultos de la Diócesis de David, quienes recordaron su misión recibida en el bautismo; y, en medio de la Pandemia, descubrieron que hay muchas formas y herramientas para continuar la tarea encomendada por el Señor, anunciando la buena nueva del Evangelio.

En la Catedral diocesana, diversos grupos pastorales, como el Camino Neocatecumenal, el Ministerio de Música, los niños de catequesis de primera comunión de primer y segundo nivel, así como los Discipulitos Misioneros de Jesús, niños con edades entre 3 y 8 años, que no están en catequesis formal, utilizaron su creatividad para llevar, junto a su familia, un mensaje sencillo, pero de gran impacto para quienes lo recibieron de manera virtual.

Para dicha misión se sugirió la frase: “Yo soy sal de la tierra” y a partir de allí, ellos agregaron un mensaje muy particular.  Con alegría, hicieron algunos carteles y entre saltos, juegos y cantos, dieron sabor al domingo mundial de las misiones, dentro y fuera de sus hogares, a través de video llamadas, mensajes de chats, pequeños videos que sus padres subieron a redes y a los estados en redes como WhatsApp.

CREATIVIDAD. Danna Gabriela y su madre comparten el mensaje.

Algunas ideas florecieron

Neylin Miranda Maestre (4 años) y Daniel Núñez (7 años) compartieron: “Yo soy sal de la tierra, por eso soy feliz”.  La pequeña Victoria Gutiérrez (4 años) modificó la frase agregando: “Yo soy sal de la tierra, por eso Soy Discipulita Misionera de Jesús”.

Karami Elisabel Quintero Serrano (5 años) compartió la frase: “Soy sal de la tierra, por eso amo la naturaleza”; Adriana Isabel Espinosa Pitti (6 años), “Soy sal del mundo, por eso amo a Dios” y Charlie González (8años) dijo “Soy sal de la tierra, por eso cumplimos con nuestro propósito”. 

Estos fueron algunos de los muchos mensajes evangelizadores que alegraron, tanto a los evangelizadores, como a los evangelizados. De esta y muchas otras maneras los misioneros compartieron la alegría del llevar el mensaje del Señor.

Hacer llegar mensajes de fe e impulsar en otros una respuesta asertiva también es evangelizar.

Anette Patiño y Roberto Gómez aseguran que cuando su hijo Ángel, de tres años, escuchó el mensaje a través de la plataforma zoom, se emocionó, disfrutó el momento y ellos sintieron un halo de bendición en aquella sala del hospital al poder compartir momentos de evangelización con la creatividad de laicos de diversos grupos pastorales de la Catedral.

Estas y otras impresiones se pudieron compartir en la feligresía de la Catedral de San José de David, quienes participaron pudieron disfrutar un momento de sano compartir, a través de las plataformas digitales.

Origen de esta misión

Estas iniciativas son parte del Proyecto Diocesano de Renovación y Evangelización (PDRE) de la diócesis de David que inició en el 2017 y se encuentra enmarcado dentro de la pastoral de multitudes. Sus características son variadas, pero una que es constante y que permite que todos los meses, en una fecha determinada todas las parroquias diocesanas desarrollen una misma actividad en común (común – unión), es el desarrollo de la denominada acción significativa.

Desde el inicio de la pandemia del Covid 19, estas acciones mensuales se adecuaron a los medios virtuales para poder seguir llevando el pan del Cielo, el Pan de la Palabra, hasta alcanzar a todas las personas de la Diócesis.

Artículo anterior

¿Iremos de un mundo cerrado hacia el amor social?

Siguiente artículo

Bocatoreños realizan adoración por la misión de las familias