Variedad

Han salvado 7 bebés de ser abortados

“Después de colocarle un bebé de muestra lloró de dolor y arrepentimiento por haber pensado abortar. Cuando nos pidió el ultrasonido actuamos rápidamente remitiéndola a a una clínica para que viera al bebé y así desistiera de la idea. Para la gloria de Dios así fue; ahora se está preparando para recibir a su hijo”.

De esta manera Ariel López, director del Centro San Juan Pablo II describe la victoria obtenida por Dios, salvando del aborto al séptimo bebé.

“En las primeras conversaciones nos dijo que no se le podía convencer su decisión y debían respetar su libertad de decidir sobre su cuerpo. A esta mujer le regalaron la famosa pastilla abortiva que venden de manera clandestina por 50 dólares ó 100 dólares. Esta se coloca debajo de la lengua y provoca en horas una expulsión del bebe” aseguró López.

Agrega que de los bebés que han salvado ya van tres niños que han nacido. Todos fueron atendidos y equipados por la generosidad de las personas que han donado todo lo necesario para la atención de los recién nacidos” afirmó.

Una de tantas batallas

Ariel relata que una mujer de aproximadamente 28 años, trabajadora sexual, con consumo de sustancias, llegó al Centro para solicitar la prueba rápida de VIH, terminada la prueba con resultado negativo, solicitó para salir de duda la prueba de orto.

“Al enterarse que el resultado era positivo, inmediatamente pensó en deshacerse del bebé. Le orientamos pero se fue con muchas dudas ya que vive en una situación de pobreza extrema y tenía solo un hijo con el que pasa penurias” relató López.

Dos meses después, volvió a pasar por el Centro, en una conversación profunda le manifestaron que el Centro San Juan Pablo II se haría cargo de su embarazo siempre y

cuando no le hiciera daño a su hijo. Decidió decir sí a la vida, actualmente el niño tiene 20 días de haber nacido, con buen estado de salud.

“Su propósito es hacer todo lo posible para no regresar a las calles, le estamos ayudando a buscar la oportunidad de un empleo para sostener a sus hijos” aseguró Ariel.

Menor de edad

Una jovencita llega al Centro con el objetivo de recibir ayuda económica, su familia la mayoría de veces no tiene para comer, pasan el día sin recibir alimento. “La mamá de esta chica abandonó las calles y no quiere regresar a la prostitución. Trata diariamente de conseguir empleo pero no hay oportunidades para ella” comentó.

En poco tiempo observaron algo extraño en la joven y le pidieron hacerle una prueba de orto. “Al saber que estaba embarazada, su miedo era grande por la reacción de su mamá. La poca orientación, el lugar donde habita, la falta de estudios le llevó lamentablemente a esta situación” asegura el director del Centro.

La joven confesó que sí sabía y que había intentado abortar sin conseguir el objetivo.

Después de varias largas charlas de orientación y conversaciones con la madre de la

chica, decidió aceptar a su hijo, sin imaginar que ese mismo día se enteraría que eran dos bebes, una niña y un niño.

“Ya tiene 8 meses de gestación, se requiere mayor apoyo para estos gemelos que vienen en camino” dijo Ariel.

Con la misma determinación que tenía la Santa Madre Teresa de Calcuta, el Centro San Juan Pablo II orienta a la mamá que está pensando en abortar; la enseñan a amar, aun cuando ese respeto por la vida de su hijo signifique mayores sacrificios.

iNo quieres a tu hijo, dámelo, yo sí lo quiero! Repitiendo estas palabras de la Madre Teresa, Ariel y su equipo de voluntarios confían en la providencia divina para seguir salvando a estos inocentes que vienen en camino.

Artículo anterior

La presencia viva de Jesús en la santa Eucaristí

Siguiente artículo

Los últimos olvidados