CulturaVariedad

Hipocresía no es cristiana

La hipocresía no era el lenguaje de Jesús y tampoco debe ser el de los cristianos. Luego su lenguaje debe ser verdadero. Por eso, advirtió a los fieles sobre las tentaciones de la hipocresía y la adulación. Un cristiano no puede ser hipócrita y un hipócrita no es cristiano. El hipócrita es siempre un adulador, quien más, quien menos”, cita Gaudium Press.
El Papa recordó que los Doctores de la Ley buscaban adular a Jesús. Por este motivo fue que Jesús los llamaba hipócritas. La adulación es el camino de los hipócritas, ellos no dicen la verdad, buscan aumentar, exagerar, incentivar la vanidad.
La adulación es la debilidad del adulado. Jesús, al contrario, hace ver la realidad – la realidad es la verdad- que es lo contrario de la hipocresía.
La adulación del hipócrita comienza con una mala intención. Era el caso de los Doctores de la Ley, que colocaban a Jesús a prueba, comenzando con la adulación y, después, haciéndole la pregunta: ¿”Es justo pagar al César”?
Francisco explicó esa situación: “El hipócrita tiene dos caras. Pero, Jesús conociendo su hipocresía, dijo claramente: ‘¿Por qué ustedes me ponen a prueba? Tráiganme una moneda, quiero verla. Así Jesús responde siempre a los hipócritas y responde concretamente a la realidad de las ideologías”.
Jesús pidió de ellos la realidad, algo bien diferente de la hipocresía. Constreñidos, ellos entregan la moneda a Jesús y Él les responde con sabiduría, a partir de la imagen de César acuñada en la moneda: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.
Contenido publicado en:
es.gaudiumpress.org

Artículo anterior

Tips para tener a Jesús presente

Siguiente artículo

Día del Vicario de Cristo y de solidaridad con sus obras