Actualidad

Iglesia panameña apuesta por evangelizar usando las redes

Internet ya no es solo un lugar para buscar información, se ha convertido en un verdadero lugar de encuentro, un espacio digital donde se dan relaciones humanas y es posible también el encuentro con Jesús, el testimonio y la evangelización.

Es por ello que, desde la Arquidiócesis de Panamá, se ha puesto en marcha el equipo de APMedia – Digital, un equipo de trabajo conformado por las páginas web y redes sociales de los medios de comunicación de la arquidiócesis con el objetivo de evangelizar en la red.

Judith Sáez del equipo de APMEDIA – DIGITAL aseguró que no se trata de compartir solo el Evangelio todos los días en las redes. Los contenidos no evangelizan por sí solos sin testimoniar el amor de Dios y eso se refleja en lo que hacemos.

“El Evangelio y también el Papa Francisco nos invitan a ir a las periferias, a ser misioneros y hacer líos” recuerda tras manifestar que “ya no hace falta ir-nos muy lejos, las redes sociales y las páginas webs son nuestras aldeas globales que esperan un mensaje de esperanza”.

Sáez agregó que cada red social tiene un aporte y una riqueza en el ámbito de la comunicación. Afirmó que es necesario pensar bien cuál nos acerca más. “Twitter nos ofrece inmediatez, los videos más cercanía, instagram conexión con sentimientos desde una foto”, señaló.

Por último, recomendó ser coherentes, esa es la clave para mantener una buena presencia en el continente digital en los distintos canales, un nombre claro, una buena foto también son necesarios, indicó.

Buen uso de las redes

• Es necesario trabajar con una agenda de programación que ayudará a organizar nuestro contenido. Evite publicar seguido sin un plan.

Es importante mantener buena ortografía, comentarios prudentes, buena redacción, difundir buenas imágenes y videos de las actividades que se realizan.

Consulte siempre fuentes oficiales de la Arquidiocesis de Panamá: @Arquipana-ma, @pacatolico, @radiohogar para evitar compartir noticias falsas conocidas como fake news

Artículo anterior

El mundo cambia si cambio yo

Siguiente artículo

Damasco, donde se viven los colores de la fe