ChitréDiócesis

Joven da el sí definitivo al Señor

Decidirse por una vida consagrada a Dios necesita una reflexión profunda, y pasar por un proceso de mucho acompañamiento. Tras siete años de discernimiento y maduración, pero también de formación humana y religiosa, Sor Zarait Bazán Vásquez hizo su profesión solemne y definitiva a la vida religiosa agustiniana.

La ceremonia tuvo lugar en la iglesia Nuestra Señora del Rosario y fue presidida por monseñor Rafael Valdivieso Miranda, ante la presencia de la Madre Superiora del convento de San Idelfonso de las Agustinas de Talavera de la Reina, España, Laura Durán, y la Madre del Convento de San José, en Chitré, Mariela Chávez.

Ese sí definitivo, fue en el mismo templo donde años atrás confirmó su fe. Y lo hizo también ante religiosos y religiosas agustinas, su familia y la feligresía que ha orado de manera permanente por su vocación religiosa.

Para la Madre Laura la celebración de esta profesión solemne fuera del convento es reafirmar que “Dios elige a quien quiere y entre la gente del pueblo, y hacerlo público significa que debemos darle gloria como comunidad parroquial por el don de la vocación a la vida religiosa”.

También el obispo en su homilía invitó a la feligresía a dar gracias por la consagración de Zarait que dejó de lado una vida profesional y de familia para ser signo vivo de esa presencia de Dios entre nosotros.

 

Mientras que la Madre Marie la manifestó que para la vida re-ligiosa panameña es una gracia muy grande celebrar el “SI” definitivo de una joven chitreana, tras agregar que toda la orden de San Agustín está de fiesta porque hoy cuenta con una nueva hija que se entrega definitivamente a Jesús, al servicio de la Iglesia.

Para sellar este acto religioso, Sor Zarait firmó de su puño y letra la formula de la profesión solemne por la que se compromete a vivir consagrada a Dios y a la familia agustiniana.

Artículo anterior

Guías turísticos se forman para JMJ

Siguiente artículo

Familias de acogida comparten con autoridades