DavidDiócesis

Jóvenes a los pies del Cristo de Alanje

Los pastores de la Iglesia a la cabeza, rodeados de los jóvenes procedentes de distintas comunidades parroquiales de la Diócesis, iniciaron el recorrido desde la entrada de Boquerón hasta llegar al Santuario de Alanje.

El Cardenal José Luis Lacunza, el Arzobispo de Panamá, Monseñor José Domingo Ulloa, y el Obispo de Chitré, Monseñor Rafael Valdivieso Miranda, al ritmo de la juventud iniciaron el recorrido de 9 kilómetros, con paso firme entre cantos y alabanzas.

En el templo parroquial la comunidad se congregaba para participar de la Eucaristía programada para las 10:00 a.m. en espera de la alegre muchachada, para iniciar el Día Oración por la JMJ. Mientras el diácono Josué Philides ultimaba los detalles de la liturgia, la caminata continuaba y en medio del recorrido, las personas detenían sus autos para tomar fotos, grabar videos… la juventud panameña se hacía sentir, y sin miedo manifestaban su fe y amor a su Iglesia.

Llegada al templo

De todos los costados llegaban los jóvenes plenamente identificados con sus camisetas y cintas en sus cabezas de la JMJ. La alegría de sus rostros contagiaba y sus bailes mostraban a una juventud activa y natural, sin impedimentos de expresarse tal y como son: jóvenes.

Claribel Santos estaba entre el grupo de Gualaca, empapada de sudor tras el largo recorrido, expresó con alegre rostro que estaba feliz de haber asistido a la caminata y con su presencia daba gloria y honra a Dios.

Dereck Ortega, se había levantado bien temprano, junto a otros animados jóvenes procedentes la parroquia de Remedios, antes de entrar al Templo de Alanje hizo una genuflexión como forma externa y visible de adoración a Dios. “Estoy feliz porque puedo dar testimonio con mis amigos y otros jóvenes que estamos en busca de ese Dios que es amor”.

Artículo anterior

Nuestro silencio, mata

Siguiente artículo

Espiritualidad de la “acogida”