ActualidadDiócesisSantiago

Jóvenes disponen atención para los más vulnerables

Un grupo de 30 jóvenes, acompañados por la señora Juana Castillo, salió a llevar palabras de esperanza en comunidades apartadas del Norte de Veraguas. El grupo llamado “Team Trip”, liderado por los jóvenes Alisandro Aguilar y Luisa Verónica Vega decidieron compartir en estos tiempos en que existen altos índices de violencia, pobreza extrema y desigualdad.

El grupo de voluntarios llegó a Virigua, Cabecera del Río San Pablo #2, al otro extremo en Llanita de Guabal, Alto Ortiga.

En total atendieron a 180 personas, entre niños y adultos. Señala Idira Vigil, integrante del “Team Trip”, que Dios nos habla de la comprensión, perdón, igualdad y amor, dar sin esperar nada a cambio, el desinterés de hacer las cosas con amor y sacrificio. Estas bondades que Dios nos pide, son reflejadas en los miles de jóvenes que piensan y creen en que Jesús nunca los abandona. “Es por eso que hemos realizado esta actividad para compartir con nuestros hermanos”, comentó. 

Por su parte, Miah Nicole Flores destaca que en la comarca Ngäbe-Buglé se vive mucha pobreza, desigualdad y abandono. “Dios no se olvida de sus hijos. Es por eso que nos propusimos caminar horas, cruzando ríos, subiendo cerros y esforzarnos más de lo que estamos acostumbrados, logrando una gran hazaña y llevar alegría a cientos de niños, adolescentes y familias que tanto lo necesitan”, expresó. 

La señora Juana Castillo explica que da alegría y satisfacción ver el rostro de familias enteras que agradecen por la visita.

El hecho de llegar hasta donde ellos viven y sentirse que los valoran. “Dios siempre tiene un plan para todo y en ellos se encuentra la bondad y el amor que tanto necesitan para que cambien nuestras vidas siguiendo el sendero del Señor”, enfatizó.

El Team Trip es un grupo formado con el único interés de conocer hermosos lugares y paisajes que esconde nuestro Panamá y de esta manera concienciar sobre la su conservación y protección. Con esta idea y conociendo la realidad social de las comunidades, surgió el proyecto de llevar donaciones y alegría.

Artículo anterior

Darién, la trocha hacia el “sueño americano”

Siguiente artículo

Parejas fortalecen su matrimonio