ComunidadJóvenes

La celebración de lo cotidiano

Stella Maris Deville

Creo que este año hemos visto definitivamente lo que es la celebración de lo cotidiano. Algo que debemos celebrar diariamente es que: gracias a Dios y a la Virgen abrimos los ojos, vemos las creaciones que nuestro padre nos dejó, tenemos a nuestros familiares con vida y por más chico que sea, tenemos un techo donde vivir.

Algo que me ha dejado esta pandemia, es que debo dar gracias por todo y celebrar cada momento, minutos o segundos que pasan, aunque este bien o mal. En la Civilización del Amor. Proyecto y Misión #867: “El día-a-día es el terreno más fecundo y productivo para celebrar”; debemos celebrar los retos y desafíos diarios.

Se que suena un poco loco, pero, de esta forma también logramos evangelizar. Jesús está presente en nuestro día-a-día, por más que a veces pensemos que estamos solos; pero Él está y adivina, la mayoría del tiempo se nos olvida celebrar y agradecer por su presencia.

Si seguimos a Jesús podremos ver lo cotidiano de una forma espectacular y celebrar cada momento.

Algo que también debemos tomar en cuenta, es que, nuestro cotidiano debe tener por contenido, momentos que nos den fuerza para caminar, motivaciones profundas que nos ayuden a celebrar lo que hacemos diariamente. Si seguimos a Jesús diariamente (sin desvíos) podremos ver lo cotidiano de una forma espectacular y poder celebrar cada momento, porque los momentos juntos al Señor son maravillosos.

Por último, recuerda siempre, qué es fundamental vivir lo que se reza. Celebrar lo que se vive. Está es la fórmula, que no se te olvide. Sin esto no podremos celebrar lo cotidiano, no le veremos razón alguna y nos perderemos fuera de los caminos del Señor. El siempre estará presente, actuará y si no estamos pendientes nos perderemos esos momentos por la cual celebrar nuestro día-a-día.

Artículo anterior

Muéstranos tu rostro, Señor

Siguiente artículo

Diócesis de Colón inicia catequesis virtual para adultos