Dirección EspiritualEspiritualidad

La cultura del encuentro da vida

El papa Francisco nos recuerda en la Ex-hortación Apostólica Evangelii Gaudium que el mundo ha dado inicio a la cultura del “descarte” que, además, se promueve. Ya no se trata simplemente del fenómeno de la explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se está fuera.

La cultura del bienestar nos anestesia y perdemos la calma si el mercado ofrece algo que todavía no hemos comprado, mientras todas esas vidas truncadas por falta de posibilidades nos parecen un mero espectáculo que de ninguna manera nos afecta.

Así como el mandamiento de “no matar” pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy no podemos estar de acuerdo “a una economía de la exclusión y la inequidad”. Esa economía mata.

No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa de valores. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad.

Recemos, trabajemos y comprometámonos juntos para que toda familia tenga un techo digno, tenga acceso al agua potable, tenga un baño, tenga energía segura para iluminarse, cocinar, para que puedan mejorar sus viviendas… para que todo barrio tenga caminos, plazas, escuelas, hospitales, espacios deportivos, recreativos y artísticos; para que los servicios básicos lleguen a cada uno; para que se escuchen sus reclamos y su clamor de oportunidades; para que todos puedan gozar de la paz y la seguridad que se merecen conforme a su infinita dignidad humana (Visita del Papa Francisco al suburbio de Kangemi, Kenia, 27 de noviembre de 2015).

Artículo anterior

Dolega sede de asamblea anual de Justicia y Paz

Siguiente artículo

Pintan con ilusión, inspirados en la JMJ Panamá 2019