Diócesis

La gratuidad de las vocaciones se palpa en nuestras diócesis

Betzaida Toulier U.

Para el Obispo Presidente de Vocaciones y Ministerios de la Conferencia Episcopal Panameña (C.E.P.), Monseñor Audilio Aguilar Aguilar, el Papa Francisco se refiere a todos los bautizados. “Dios a todos nos llama, unos a la vida consagrada, otros al matrimonio, a la virginidad, al servicio a la Iglesia”, dijo.

Y aclaró que no solamente cuando el Papa habla de vocación se refiere al llamado al sacerdocio. 

Asimismo dijo que lo importante es que nuestra respuesta sea a través de un discernimiento profundo, ya sea para el matrimonio, la vida sacerdotal o consagrada, porque lo que quiere Dios es que cada uno seamos felices.

UBICACIÓN. En La Villa de Los Santos está ubicado el Seminario Santa María la Antigua.

Vocaciones 

Ya entrando en el tema de la vocación sacerdotal, el obispo de la Diócesis de Santiago, señaló que la Iglesia está en permanente oración para que haya más vocaciones.

Aprovechó para recordar que la vocación, más que una elección nuestra, es respuesta a un llamado gratuito del Señor. “Es un Don gratuito y de eso debemos estar convencidos, y llama a cualquiera edad”, añadió.

Respecto al criterio, para escoger a los candidatos, indicó que cada diócesis tiene un patrón. “El Seminario Mayor San José tiene su propio proceso de discernimiento, y cada obispo tiene un encargado de vocaciones”, agregó. Por ejemplo, en nuestra diócesis (Santiago) hay un proceso que se sigue por más de un año. 

Señaló que, durante ese tiempo, los jóvenes se reúnen una vez al mes con el responsable de vocaciones, quien le da seguimiento. 

“Es un proceso para conocerlos”, aseguró, y durante ese tiempo el mismo aspirante persevera o no. Pero es el responsable de las vocaciones tras un espacio suficiente de acompañamiento, que finalmente considera que el aspirante es apto o no para el ministerio sacerdotal.  

“Es un proceso de maduración en su vocación”, insistió Monseñor Aguilar. “Los jóvenes que de verdad están decididos van dando pasos firmes”. 

Lo cierto es que el candidato a sacerdote debe tener las características que le definirán: entrega, obediencia, servicio y sacrificio. 

Reconoció la necesidad de pedir “mucha luz a Dios para no equivocarnos a la hora de tomar una decisión”.

 Es un proceso que se inicia como precandidato, un año introductorio, tres de filosofía, y cuatro de teología. “Son 8 años de todo un proceso de discernimiento para tomar la decisión final de su vida, ser sacerdote”.

IDENTIDAD. Los jóvenes descubren su vocación siendo catequistas, o activos en grupos juveniles.

Seminario San Liborio

Con 37 años de fundación, el Seminario San Liborio de la Diócesis de Santiago alberga, actualmente en sus instalaciones, a 28 seminaristas con inquietud vocacional, provenientes de distintas comunidades rurales, y semirrurales.  

El historial de este seminario indica que hay parroquias que siempre han tenido candidatos, “He pedido a las parroquias que oren por las vocaciones”, manifestó el obispo de Santiago, Monseñor Audilio Aguilar Aguilar.

Para él, lo más importante es que el Señor sigue llamando a los jóvenes de Panamá que descubren su vocación siendo catequistas, o activos en grupos juveniles, y luego siguen un proceso de discernimiento prolongado.

PROPEDÉUTICO

En la Diócesis de Chitré, específicamente en La Villa de Los Santos, está ubicado el Seminario Santa María la Antigua, y ahí está el propedéutico.

El padre José (Chemita) Rodríguez, Rector del seminario diocesano, Santa María la Antigua, y responsable del propedéutico, advierte que la Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis, instruye claramente que el propedéutico esté separado del edificio y del proceso de los estudiantes de filosofía y teología. “Por eso el propedéutico se encuentra en la Villa de Los Santos y el Seminario Mayor San José en su sede principal Panamá”, confirmó..

SEMINARISTAS

“Todo aspirante al sacerdocio está llamado a la santidad, a configurar su vida con Cristo”, señala el padre Chemita.

“Un muchacho inquieto por saber qué es y cómo llegar a ser sacerdote ministerial”, describió.

Pero además, debe tener un alto sentido de pertenencia a la Iglesia universal y particular, algo que se valora mucho en el propedéutico. 

Coincide con Monseñor Audilio Aguilar Aguilar, que en muchos de los candidatos suelen coincidir dos rasgos: una experiencia de fe vivida en el ambiente del grupo parroquial o del movimiento apostólico. 

breve historia  

El Seminario Santa María la Antigua, que actualmente alberga a 14 jóvenes seminaristas, fue una iniciativa de Monseñor Fernando Torres Durán, cuyos terrenos fueron donados por el padre Domingo Moreno.

El primer rector fue el padre José María Castro, colombiano, y el director espiritual, el sacerdote canadiense sulpiciano, Alfredo Morín. 

El propedéutico exige un nivel cultural, por eso incluye: música, español, introducción a la psicología, talleres de psiquiatría.  “Son talleres sobre la fraternidad y la generosidad, valores importantes en la formación de los seminaristas, concluyó el rector, padre José Rodríguez.

Artículo anterior

Salir del atasco educativo

Siguiente artículo

Medite y haga ejercicios, aliviará el estrés…