Diócesis

La Prelatura de Bocas del Toro en acción solidaria con el pueblo

Bredio Flórez

La Pastoral Educativa de la Prelatura de Bocas del Toro, durante este tiempo de pandemia, ha realizado colectas de víveres entre los docentes, con el objetivo de ayudar a las familias más necesitadas de la región bocatoreña.  Aproximadamente se han recolectado máximo de 100 bolsas de comidas distribuidas en sectores vulnerables.  El trabajo en grupo se desarrolló hacia las comunidades de Almirante al igual que en varios corregimientos del distrito de Changuinola como las 30, El Empalme, Finca 4, Finca 6, entre otras. 

La profesora Aracellys Villarreal manifestó que este acto de amor se ha hecho gracias a los grandes corazones de los docentes pertenecientes a la pastoral educativa. Ellos se han desprendidos de todo, nos han facilitado productos y hasta efectivo para hacer estas canastas de alimentos.

SOLIDARIDAD. Ayuda a nuestro hermanos más necesitados.

 Asimismo, la Pastoral Social de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, también aporta con un pequeño y significativo donativo hacia los hermanos más afectados. El padre Bartolomé Blaj, junto con su feligresía, preparó 150 paquetes de alimentos para llevar a las familias del sector parroquial, llevando un momento de felicidad y a su vez demostrándoles que la Iglesia está junto a ellos para darles su apoyo espiritual y material. La solidaridad y el apoyo es uno de los dinamismo vistos en los hermanos, quienes están dispuesto en dar su tiempo de ayuda para servir con amor a la Iglesia y más a los hermanos necesitado.

Por otro lado, la Prelatura da el paso para el inicio en apertura a las iglesias tomando el protocolo designado por el Minsa. Los párrocos siguen al pie de la letra todas las recomendaciones y las implementadas en sus templos.  Las familias han acudido al llamado de seguir las indicaciones, y mantener el distanciamiento en el templo. “Fueron meses en donde la feligresía fortaleció su fe desde el hogar, con las nuevas directrices de la Prelatura, en conjunto con el gobierno, la normalidad avanza y podemos reanudar nuestra fe en la casa de Dios”, expresó un feligrés.

ACTO DE AMOR. No solo llega la ayuda material, también apoyo espiritual.

La Iglesia siempre ha estado acompañando a los familiares de aquel paciente fallecido de Covid-19. Nunca abandona a sus hijos, pues es el momento de estar unidos tanto en oración como hermanos. El dolor por la pérdida de un familiar, ante nuestra actual situación, nos lleva hacer frente a la realidad personal, al exponer en rigurosidad a familiares y amigos, situación que porta un umbral marcado en la vida que transcurrió ese ser alrededor de sus seres queridos. Recordar las vivencias y destacar el amor espiritual de Jesús en la vida terrenal, marca un antes y un después para todos. 

Artículo anterior

Por el bien de todos 

Siguiente artículo

TANTO AMO DIOS AL MUNDO